falsas-proyeccionesSanidad Interior – Falsas Proyecciones 2

 

Continuemos.

Hay mujeres que están atadas a ser un pecho gigante, sienten que tienen que salvar a todos los drogadictos, alcohólicos, mujeriegos. Su frase favorita es: “Pobrecito”. Se transforman en las mamás de sus maridos y después se quejan porque ellos se van con “dos de 20 o tres de 15”. Se olvidan de ser mujer, de su vocación, de sus sueños, de sus cosas, dejan de cuidarse, arreglarse porque “tienen” que cuidar, salvar y ayudar a todo el mundo.

Entonces mujeres, y hombres también que fueron atados, (“tenés que cuidar a tus hermanos menores”, “tenés que ser fuerte y llevarlos y cuidarlos a todos”) son los corren de un lado para el otro, nunca se dejan ayudar y se quejan de que nadie los ayuda. Hay que romper las proyecciones falsas en el nombre de Jesús.

El nombre de Jabes significa dolor pero se reveló a las proyecciones, dijo: “Dolor no es mi destino, no funcionaré con lo que mi madre me puso, sino con lo que dice mi Papá celestial”.

Todo lo malo que otro puso en tu vida tiene que salir y quebrarse. Debo sacar todo lo negativo: vergüenza, tristeza, soledad, angustia, que me digan “estúpido”, “vago”, “enfermo”, “el inútil”, “la tonta”, “el infeliz”. Todo debe morir.

Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza. “Todo lo que Dios es, lo puso en mí y debo liberarlo”. Somos la imagen del Dios invisible.

  • Porque Dios es creativo y poderoso, somos creativos y tenemos poder.
  • Porque Dios es fuerza, tenemos energía.
  • Porque Dios es amor, tenemos amor.
  • Porque Dios es mamá y papá, somos mamá y papá.

Una gota de agua es de la misma naturaleza que el océano; el océano no es la gota de agua pero tiene su misma naturaleza. Nosotros somos la gota y Dios es el océano; no somos Dios pero sí de su misma naturaleza. Jabes se reveló al dolor impuesto por su mamá, e hizo una oración pidiendo cuatro cosas:

 

1. “Bendición”.

Fui creado para el éxito, para prosperar, ser feliz, gozar, bailar, disfrutar. Mi herencia no es pobreza, enfermedad, tristeza, legalismo, fracaso, sino bendición. Rompé todas las proyecciones negativas y aceptá lo que Dios te quiere dar. Nos está permitido prosperar, tener derecho para caminar en victoria. Los problemas tendrán solución y en las pruebas hallaremos bendición. Fuimos creados para heredar bendición, porque Dios es bendición, yo soy bendición.

 

2. “Ensancha mi territorio”.

Ensanchar es rompimiento. No fuimos creados para estar en una caja de zapatos sino para ensanchamiento. No ates tu ministerio a una organización ni tus fuerzas a un trabajo, aunque la gente te quiera encasillar, te diga liberal, conservador no sos de un grupo porque no hay un límite que te pueda sostener. Dios es para las naciones y te dijo que “bendigas a todas las familias de la tierra.”

Nuestra actitud debe ser: Ensanchamiento y rendimiento en todo lo que Dios me dio.

Dijo: “Mi territorio”, no dijo “Mi casa” o “la cama”; no tiene que ver con algo material sino con los sueños, la visión, el fruto. En el Antiguo Testamento no era el Espíritu de Dios cayendo en una reunión, para los judíos era además “tomar la tierra”, representa lo material (“Ensancha mi territorio”) y no es cantidad sino una actitud.

Lo que no se ensancha no es de Dios, El no te llamó para estar en “una iglesia chiquita”. “Dios creó los cielos y la tierra, a los cielos los llamó expansión”. Todo lo que se expande es el cielo y lo que se ensancha es el cielo para tu vida. La oración para el 2013 será “ensánchanos en todo”.

 

3. “Si tu mano estuviera conmigo, quiero tu presencia”.

Había un ciego de nacimiento, Jesús con un escupitajo le untó los ojos y lo envió a lavarse; éste fue, se lavó y vio. Cuando recuperó la vista, los vecinos le dijeron: “¿Vos, no sos el ciego? “Sí”, respondió.

-“Pero, ¿cómo fue? ¿Estás viendo?”. Los vecinos, amigos, pariente, en vez de alegrarse se preguntaban: ¿Será él o no?

La gente nunca te va a entender, no esperes que te comprendan; bajá tu nivel de expectativas, en vez de celebrar te van a cuestionar.

Llevaron al ciego ante los fariseos y le dijeron: “Es una vergüenza que en un día sábado sea sanado”, “Ese hombre no es de Dios”, dijo otro; “Está en pecado”, “¡Esto explota!”. Hasta los padres, en vez de celebrar, le dijeron que le preguntara a él mismo porque “tenía edad para responder”.

El Señor le dijo: “Crees en el Hijo del hombre” Y el ciego dijo: “¿Quién es?”. “El que habla contigo” dijo Jesús.

Cuando el Señor restaure tu visión nadie lo celebrará, pero el que empezó la obra estará contigo hasta el final.

(CONTINÚA…)

Por Bernardo Stamateas

Lee Falsas Proyecciones 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre