Sanidad Interior – CANALIZACIÓN Y VISUALIZACIÓN

0

Incorporación explícita de espíritus.

Canalización.

El antiguo espiritismo va adquiriendo formas nuevas; hoy la Nueva Era ha tomado del espiritismo la práctica de mediumnidad con nuevas variantes. En el mundo de la Nueva Era se la conoce como channelingo “canalización”. Consiste en la comunicación con todo tipo de espíritus: espíritus de muertos, extraterrestres, espíritus de la natu­raleza, inteligencias superiores, deidades, en fin con cualquier clase de demonios.

Ei médium (llamado channelers) incorpora en estado de disociación de la conciencia o trance a estos espíritus. La gente paga a estos modernos médiums para que los espíritus contesten a través de ellos cualquier pregunta que el consultante haga.

La canalización es el nuevo nombre que recibe la mediumnidad en la cual una persona se conecta con seres no físicos, llámese ángeles, espíritus de la natu­raleza, espíritus guardianes, deidades, demonios, seres extraterrestres, espíritus de muertos, etc, para nosotros, demonios.

La canalización ha existido en casi todas las culturas a lo largo de la historia. Hoy la Nueva Era la ha modernizado e integrado como uno de los aspectos interiores para conectarse, especialmente con los espíritus guías.

Este deseo de comunicarse con el más allá no es nuevo, ya en las culturas prehistóricas los sacerdotes, yamanes o brujos intentaban comunicarse con los dioses. Los primitivos chinos, tibetanos, japoneses, hindúes, babilonios canalizaban espíritus o deidades desencarnadas; también los magos, hechiceros, adivinos, y luego en los siglos XIX y XX el espiritismo con su gran énfasis de comunicarse con el más allá. El interés popular apareció en ia década de 1980 con la actriz Shirley McLane quien durante su trayecto espiritual recibió la ayuda del parapsicólogo californiano Kevin Ryerson.

La canalización puede ser espontánea o inducida y está acompañada de estados alterados de conciencia provocada por la meditación, la oración, el ayuno, cánticos, privación del sueño, técnicas de respiración, etc.

Al encontrarse en trance, una entidad se posesiona temporalmente de todo el cuerpo y usa la voz y los gestos del canatizador.

Este no se da cuenta de lo que dice o lo que hace o tiene una conciencia parcial del proceso de lo que está sucediendo.

Ya hemos dicho de los distintos caminos para llegar al estado de alteración de conciencia y unos son los conocidos como chanting o la repetición de cantos o mantras. Es la repetición continua de una palabra o frase o de una meditación mágica que ayuda a tener el estado alterado de conciencia.

La repetición monótona de cánticos es una práctica antigua y universal como medio para generar un estado alterado de conciencia. Los tambores, el palmoteo de las manos o pasar las cuentas de un rosario, las danzas, etc.

Sabemos que varios cantos hindúes o budistas usan el om que representa a Brahma para entrar en este estado alterado de conciencia.

El mago cree que la repetición rítmica de las palabras mágicas generará este obrar de Dios sobre su vida.

El estado alterado de conciencia junto con la visualización son técnicas impor­tantes en la moderna parapsicología y fuertes elementos para la demonización.

Esta práctica en sí no es nueva; desde tiempos inmemoriales la gente ha buscado comunicarse con el más allá a través de sus sacerdotes, chamanes, médiums, magos, adivinos, oráculos, etc. Así el antiguo y terrible espiritismo sale de sus centros para popularizarse, y se amplía no sólo para hablar con espíritus de “muertos” sino con cualquier clase de demonio. Esto lo podríamos definir como una “posesión demoníaca voluntaria”. La misma Shirley McLane dice haber recibido ayuda de su canalizador Kevin Ryerson.

El término de “comunicador visitante” se refiere a los espíritus extraños que se manifiestan inesperadamente y que son desconocidos por el médium. Estos refieren haber recibido espíritus que no dan suficiente información y no desean darse a conocer y que se manifiestan sólo una o dos veces.

También está lo que ellos llaman el “espíritu de control”. Se refieren así al espíritu que media entre el médium y otros espíritus que desean comunicarse con (os seres vivientes por medio del médium. Este espíritu “controla” cuáles son las entidades que se están comunicando. Este “discernimiento” que los médiums han tenido, nosotros lo conocemos en teología como espíritu jefe, como el hombre fuerte.

Este espíritu dirá cómo, cuándo y en qué orden hará que otros espíritus se manifiesten.

 

Dice 2 Co.11:14: ‘Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.”

El famoso psicólogo William James, antes de morir preparó un documento que dejó a un grupo de científicos. Dijo que si era posible la comunicación de los muertos con los vivos él haría todo lo posible para comunicarse y revelar el mensaje. Fue así que cientos de médiums de todo el mundo dijeron tener revelaciones de él, pero nadie acertó con el mensaje (una experiencia similar hizo el mago Harry Houdini). No hubiese sido nada extraño que alguno o varios médiums hubiesen dicho lo que estaba escrito por el psicólogo norteamericano. Los demonios pueden leer y oyen; así podrían fácilmente revelar esta información a sus “dueños”.

Cuando una persona ha practicado canalización ha quedado a merced de altos espíritus demoníacos. El proceso de canalización comienza en estado de trance. Lo comienzan con ayunos, meditación, hipnosis, danzas, drogas, etc. Al lograr el estado alterado de conciencia los espíritus toman control de la persona. Desde el punto de vista psicológico esta práctica tiene terribles consecuencias para la mente, desde desorden de personalidad múltiple hasta neurosis graves. Desde lo espiritual cuando una persona incorpora un demonio, este da pero cobra caro. Estos encuentran una morada, un lugar donde vivir, donde entrar y salir.

En la obra titulada Curso sobre milagros escrita por Helen Schuman, profesora de psicología en la Universidad de Columbia, ella asegura que es la médium de Jesús quien le dictó este aspecto. El famoso Edgard Cayce que nació en 1877 en Kentucky, de cuna cristiana, comenzó a realizar diagnósticos médicos sin ver a (as personas, a través de incorporaciones de espíritus lo que asombró a la ciencia, y para lo cual no se han encontrado explicaciones.

El médium Cayce comenzó a sanar cuerpos enfermos con una gran habilidad sobre informaciones médicas y diagnósticos que jamás conoció, podía hablar idiomas extranjeros sin haberlos conocido antes y decía que se le aparecía un espíritu como un personaje como los del A.T. llamado Amof.

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre