De todo lo propuesto por el moderno ocultismo, sin lugar a dudas el canal principal para la invocación o provocación de espíritus inmundos en la vida de la persona es lo que hoy se conoce como estado alterado de conciencia, anterior­mente llamado trance. Los parapsicólogos nos dicen que para generar fenómenos parapsicológicos la persona debe colocarse en un estado psicofisiológico especial, -nosotros le agregamos-, también espiritual. Esto fue conocido en la antigüedad con el nombre de “trance”, que viene de transitus, paso; es decir pasar de un estado a otro.

Nosotros diríamos de un estado humano a un estado de contacto espiritual, el cual la Biblia prohíbe. Los antiguos espiritistas en sus libros decían que cualquier persona podría convertirse en un médium si era capaz de entrar en un estado llamado trance.

Dentro de los trances podemos hablar de distintos grados, de un trance leve a uno profundo donde existe también pérdida de conciencia. Los procedimientos para entrar en inducción al trance pueden ser muchos y de los más variados, y los iremos nombrando: la meditación, la hipnosis, la música monótona, etc.

La invocación directa de espíritus guías como hacen los espiritistas, podría­mos definirla como un cambio en el patrón de conciencia del estado normal de vigilia

El término estados alterados de conciencia (EAC) fue dado por el parapsicólogo Charles T. Kart.

Estos estados alterados son los predominantes en los estados místicos. Pueden ocurrir espontáneamente o ser inducidos a través del yoga, meditación, magia, etc.

Se ha probado que estos estados alterados estimulan el funcionamiento de lo paranormal.

Karner nombra 8 vías para elevar las facultades mágicas que pueden realizarse en forma individual o combinándolas:

  • Meditación o concentración.
  • Cánticos, hechizos e invocaciones.
  • Trances y proyecciones astrales.
  • El incienso, el vino y las drogas.
  • Las danzas.
  • El control de la circulación sanguínea ciñéndose parte del cuerpo con cuerdas.
  • Azotes pero sin efusión de sangre.
  • Cópula sexual ritual.

Karner afirmó ser iniciado en 1939 en un grupo de 13 brujas que practicaban su arte en New Forest.

Es interesante que Karner afirmaba ser descendiente de un largo linaje de brujas que practicaban la magia negra en una religión llamada “oficio del sabio y la religión antigua”. Siguiendo los lineamientos de A. Crowley, a partir de ahí, desarrolla su línea de magia.

Meditación trascendental.

La meditación trascendental es otro elemento del estado alterado de concien­cia, otra práctica ocultista a la que nuestro ministrado debe renunciar.

Fue creado por Maharishi Maesh Yogi quien intenta promover sus prácticas indúes bajo la práctica de meditación. Él mismo nos dice: “Estar quietos y conocéis que sois dios”.

El fundador de esta técnica de demonización es nada más y nada menos que el gurú Maharishi Mahesh Yogi (traducido Maharishi del sánscrito significa “gran vidente” y Yogi “maestro de yoga” es decir el “gran sabio practicante del yoga). Nació en la India en 1911, luego de la Segunda Guerra Mundial se fue a meditar al pie del monte Himalaya. Su maestro fue el gurú Dev (“Maestro divino”). Así durante 12 años aprendió de su maestro. Trajo la meditación trascendental a los EEUU en 1956. Dice que cualquiera puede realizar esta práctica de meditación que no es ni religión ni estilo de vida ni filosofía.

Su objetivo es poder llevar a la gente al cuarto estado de conciencia o “conciencia trascendental” o cósmica. El quinto estado dice que es el de “concien­cia cósmica glorificada”. Ei sexto es el de “conciencia de unidad”.

Sus centros se conocen como “Ciencia de la inteligencia creadora” o “movi­miento de regeneración espiritual” o simplemente cursos de “M.T.”.

Aparece como una práctica que debe realizarse dos veces por día y cada período es de 20 minutos; se realizan por la mañana y por la noche. La mente se suspende, se relaja, se deja vacía ofreciéndola así como “una técnica” para vencer inhibiciones, tensiones, e incluso con consecuencias nacionales como disminuir el crimen, mejorar la salud, mayor calidad de aprendizaje y la paz mundial.

Según el gurú no hace falta ni la contemplación ni la concentración, ni ninguna postura especial. Se le da al alumno un maestro que lo guiará y su mantra, estos sonidos sagrados son formas de llamar a fuertes espíritus demoníacos.

Extracto del libro Ocultismo y Sanidad Interior

Por Bernardo Stamateas

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre