Sanidad Interior – PERTENENCIAS DE OBJETOS OCULTISTAS

0

LIMPIEMOS LA CASA DE OBJETOS OCULTOS

Si hay algo que llama la atención, es la cantidad de creyentes que po­seen algún objeto de prácticas ocul­tas en su casa. Muchos creyentes no han tomado conciencia de los pode­res demoniacos que se esconden tras éstos. Según nuestra experiencia, mu­chos de éstos han quedado en las casas por haber sido “heredados” o regalados por algún familiar. Muchos hermanos dicen: “yo tengo esta estampita que me regaló mi abuelo y la guardo como símbolo de afecto”. Otros, por otro lado, poseen muchos de estos objetos supersticiosos de­bido a que en sus viajes al exterior o a otras provincias han comprado “adornitos”.

Es hora de tomar conciencia y de adoctrinar al pueblo cristiano a “limpiar la casa”; muchas opresio­nes demoníacas y problemas fami­liares comenzaron cuando uno de estos objetos comenzó a “vivir en su casa”. No son los objetos en sí los que tienen algún poder; la Biblia remarca una y otra vez que los objetos, las estatuas, etc., no son nada.

LA PROHIBICIÓN DE ADORAR OBJETOS

El Señor prohíbe expresa y explícitamente el construir y adorar objetos religiosos. Miremos algunos pasajes que nos iluminarán al respecto.

Dice Ex.20:4-5: “No te harás imagen ni ninguna semejanza de la que está arriba en el cielo, ni debajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová fu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen”.

El hombre de por sí busca algún objeto o amuleto que pueda “representar” su fe. Dios no tiene parangón y Él no tolera que sus hijos veneren y adoren a objetos que representen al mismo Dios (“arriba en el cielo”) ni a los muertos (“debajo de la tierra”) ni a otros dioses.

El adorar y honrar objetos, cualquiera que sea su característica, es condenado por Dios como idolatría. Sería casi como si un novio amase y venerase la foto de su novia más que a la misma novia. Para Dios, el culto a las imágenes es idolatría y poseerlas es una manera “pasiva” de darles honor.

La misma Raquel no pudo desprenderse de sus viejas costumbres paganas; dice Gn.31:19 que ella robó los ídolos de su padre. El pueblo de Israel siempre fue propenso a darle autoridad espiritual a los objetos (Jos.24:15). Aún recordamos cómo el pueblo construyó un becerro de oro al cual adorar (Ex.32) y los becerros de oro hechos por Jeroboam (1º R.12:28). Ellos habían levantado toda clase de imágenes: imágenes de Asera (Dt.12:3, 16:21-22).

LOS OBJETOS COMO REPRESENTACIÓN DEL ORGULLO DEL DIABLO

El mismo Satanás se levanta por orgullo objetos y estatuas que representen su profundo poder y su deseo de ser adorado. Él mismo busca poner en las personas, casas y aun en ciudades objetos que lo representen.

Nos llama mucho la atención la cantidad de símbolos ocultistas que están emergiendo en nuestros días. Sin lugar a dudas, Satanás, orgulloso y malvado, ha creado elementos simbólicos con los cuales intenta plasmar aún más su dominio. Así como los antiguos patriarcas levantaban “templos” o monumentos conme­morativos a Dios (Gn.35:20, Jos.24:27; 1º S.7:12; 2º S.18:18), también Satanás hace lo mismo ya que él imita todo lo que Dios hace.

Extracto del libro Ocultismo y Sanidad Interior

Por Bernardo Stamateas

Lee Las Fuerzas Espirituales Tras Los Objetos Ocultistas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre