Predicaciones Cristianas – Cristo Manifestando Su Poder Sobrenatural a Través del Creyente 4

 

Continuemos.

La expulsión de demonios es una señal visible de que el reino de Dios ha llegado a un lugar. El siguiente testimonio ilustra cómo la llegada del reino de Dios hace que los demonios huyan al oír el nombre de Jesús:

A nuestra iglesia llegó una joven que había sido diagnosticada con esquizofrenia bipolar y ADHD, un trastorno de la conducta relacionado con la dificultad para concentrarse y la hiperactividad. La esquizofrenia es un desorden mental que dificulta la capacidad para distinguir entre realidad y fantasía; esto le impedía razonar y tener un comportamiento normal. Sufría de alucinaciones, conducta catatónica, pensamientos irreales, escuchaba voces, vivía enojada, ansiosa y paranoica. Los doctores le dijeron que nunca iba a tener una vida normal, que no podría tener hijos ni conducir ni dejar las pastillas. Todo comenzó cuando apenas tenía ocho años; entonces la muchacha oyó por primera vez una voz que se reía y se encerró en su cuarto por una semana, sin poder dormir.

A los 12 años la internaron en un psiquiátrico donde la mantenían sedada hasta por veinte horas. Llegó a tomar quince pastillas por día, y trató de suicidarse varias veces. Veía demonios que la ator­mentaban diciéndole que iban a matar a su familia. Cuando salía del hospital, se escapaba al parque a drogarse y pasaba allí las noches. Odiaba al mundo y estaba enojada con todos a su alrededor. Un día un muchacho en la escuela la invitó a la iglesia y recibió al Señor. Al domingo siguiente, estando en el servicio, el Espíritu Santo me guió hasta su asiento y oré por ella, expulsando todos los espíritus que la atormentaban. Ese día fue totalmente libre. Volvió a su casa y botó las pasti­llas. Su madre se enojó e insultó a la gente de la iglesia, pero la muchacha le repetía que estaba curada. Cuando la llevó al médico, le dieron de alta porque estaba totalmente curada. Así la mamá y toda la familia vinieron a los pies de Jesús y hoy todos sirven a Jesús.

 

C. Avanzando el Reino de Dios por la fuerza.

Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan (Mateo 11:12).

La traducción literal dice: “Desde los días de Juan el Bau­tista hasta ahora, el reino de Dios ha sido administrado por la fuerza y sólo aquellos en poder lo controlan”. Ésta es la faceta violenta de la guerra; el conflicto entre el reino de Dios y el reino de las tinieblas se convierte en un choque violento de poderes. Ésta es la fase donde no solamente predicamos y enseñamos, sino que establecemos y extendemos el gobierno divino sobre nuevos territorios. Con cada paso, desplazamos, expulsamos y desterramos al enemigo de su territorio; entonces viene la vio­lencia; es el choque de los dos reinos.

La iglesia colabora con Dios en la expansión del reino (1 Corintios 3:9). Al ver las responsabilidades y propósitos de la iglesia de Cristo, nos damos cuenta que no hemos respondido a lo que Él mandó a hacer a cada cristiano. Él nos llamó para ser socios, colaboradores y representantes de Él en la tierra, y decidió que no haría nada si no a través de nosotros, Su iglesia.

 

¿Qué canal usa Jesús para operar en la tierra?

Nuestro cuerpo físico es el instrumento de Cristo. Todo lo que Dios hará, hace e hizo en la tierra, es a través de Su cuer­po, la iglesia. Como cuerpo de Cristo, nosotros somos los que ponemos límite a lo que Él hace en la tierra. Dios no hace más de lo que Su cuerpo le pida o permita; no porque no pueda o no quiera, sino porque Él ha delegado al cuerpo Su evangelio, Su autoridad, Su poder. Es más, el reino de Dios está en nosotros y lo que nos ha confiado nos hace valiosos.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Cómo Caminar en el Poder Sobrenatural de Dios”

Por Guillermo Maldonado

Lee Cristo Manifestando Su Poder a Través del Creyente 5 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre