Predicaciones Cristianas – La Ley de la Respuesta y la Ley de la Expectativa 1

 

 

6. Entender la Ley de la Respuesta.

Muchos cristianos han visto excesos de lo sobrenatural y re­accionan al error, por lo general, produciendo más error. Cuando respondemos a la verdad siempre ganamos sobre aquellos que reaccionan al error. Tenemos que responder al poder sobrenatu­ral sin miedo. A veces, los cristianos tratan de buscar un terreno neutral, donde siguen creyendo en Dios pero no se arriesgan a tomar un paso de fe, sin darse cuenta que de esa manera no son útiles a Dios ni bendicen a la gente, y aun más, no representan ninguna amenaza para el enemigo.

Hoy en día los predicadores tenemos que motivar a la gente para que responda a lo que Dios está haciendo; muchos no saben cómo hacerlo ni que tienen que hacerlo. Existe una traba religiosa que nos lleva a pensar que cualquier reacción tiene que ver con lo emocional, pero no po­demos quedarnos rígidos sin hacer nada; tenemos que alabar y adorar a Dios. Él quiere ser celebrado, no tolerado. Dios debe ser amado, Su gloria debe ser anhelada y Su poder recibido.

Seremos juzgados por nuestra falta de respuesta ante la presencia de Dios y Su poder. En ciertas iglesias se siente la presencia de Dios pero nada sucede. Hay presencia porque hay gente que ora y ayuna pero nadie sabe cómo responder o cómo echar mano de la vida de Dios. La atmósfera permanece cargada pero nada sale de allí. Eso significa que los milagros, maravillas, señales, liberacio­nes y transformaciones quedaron atascados porque la gente no supo responder y tomarlos.

¿Cómo funciona la ley de la respuesta?

En Lucas 5, vemos una multitud re­unida, observando indiferentes, sin respuesta, en medio de una atmósfera lista para producir milagros. (Versículo 5). Quizá esperaban que Jesús les impusiera manos o que los llamara por su nombre. Tuvo que llegar alguien, que no estaba allí des­de el principio, entrar ingeniosamente y arrebatar un milagro de la atmósfera creada por la oración de Jesús. ¡Lo metieron por el techo de la casa! Dice el evangelista que el poder de Dios estaba con Jesús para sanar. Esto nos lleva a preguntar: ¿Qué pasa si nadie necesita sanidad? El poder de Dios abarca todas las necesidades y Su gracia es multiforme. Ya sea que el pueblo necesite sanidad, liberación o cualquier otra cosa, la ley de la respuesta sigue siendo fundamental. Es necesario que respon­damos, de lo contrario, el poder de Dios se retirará.

El ámbito del poder de Dios que no encuentra respuesta no permanece en la casa. Antes, algunos de nosotros sabíamos cómo responder pero ahora nos hemos vuelto muy espirituales. Antes gritábamos y danzábamos, pero ahora somos demasiado importantes para algo así. Por eso Dios permite que pasemos por el dolor, porque cuando nos duele gritamos, nos sale el clamor y hacemos a un lado la reputación. La alabanza viene de lo profundo del cora­zón. La gente que ha sufrido mucho alaba a Dios de continuo

En este día yo lo reto a responder, ahora mismo. Dios está des­atando Su poder para sanar, para liberar; lo desafío a que dé un grito de victoria, que proclame que está sano, que está libre, que un milagro creativo está sucediendo ahora mismo en su cuerpo. ¡Tenemos que responder!

La manifestación del poder de Dios que usted responde es la única que permanece. El poder de Dios está presente, sólo espera que usted res­ponda. No importa lo que necesite; puede ser sanidad o un milagro creativo; tal vez requiera enderezar un hueso torcido, crear un órgano, restaurar un ojo, restituir pelo en la cabeza, añadir músculo a su cuerpo; ahora es el tiempo de recibirlo. Aquellos que tienen fe para actuar háganlo ahora.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Cómo Caminar en el Poder Sobrenatural de Dios”

Por Guillermo Maldonado

Lee La Ley de la Respuesta y la Ley de la Expectativa 2

Lee La Ley de la Respuesta y la Ley de la Expectativa 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre