Sexualidad – EL DISFRUTE SEXUAL 1

0

¿Qué es un orgasmo?

El punto máximo de placer sexual; básicamente, es similar tanto en el hombre como en la mujer.

  • Dura pocos segundos.
  • Comienza en la región genital pero involucra el cuerpo entero.
  • Se percibe como contracciones rítmicas rápidas, 3 a 4 en menos de un segundo, para después ser más débiles y espaciadas, hasta pasar a una relajación completa.

En el hombre:

  • Se acompaña de la eyaculación. No puede haber eyaculación sin orgasmo.
  • Es muy raro que el hombre no tenga orgasmo.
  • Presenta un solo orgasmo por cada relación sexual.

En la mujer:

  • No hay eyaculación con el orgasmo.
  • Puede experimentar varios orgasmos en una sola relación.
  • No es necesario el orgasmo para quedar embarazada. Es decir que el acto sexual puede realizarse y resultar embarazada aun sin orgasmo.
  • La ausencia de orgasmo es el problema sexual más frecuente.

¿Existe alguna manera de aumentar el placer del orgasmo?

La respuesta es un rotundo sí.

Algo importante y que presenta múltiples ventajas para el mayor disfrute del placer sexual es la motivación correcta: darse mutua satisfacción, ocuparse del otro en la expresión del amor, a la vez que quitar todo juicio previo -“pre-juicio” – que impida el placer.

Cuando el esposo busca la satisfacción de su esposa y no la suya propia, desti­nará un tiempo para expresar por caricias, abrazos, besos y palabras, su interés. Al observar la respuesta positiva en ella, él mismo disfrutará y, si la estimulación y el período de excitación ocurren por un lapso tal que permita una erección mayor a 20 minutos, el orgasmo probablemente será más intenso en el hombre. Y un período de estimulación equivalente en la mujer le asegura altas posibilidades de un orgasmo, ya que está demostrado que la estimulación continuada es el factor decisivo en la respuesta sexual femenina. Muchas mujeres señalaron que la estimulación erótica previa al acto sexual era el aspecto más importante del encuentro sexual (Denny NX, Fiel JK). Sin embargo, no queremos decir que un acto sexual sea mejor por el simple hecho de durar más. Este es un mito; la mayoría de los matrimonios han referido un acto sexual o coito de 12 a 15 minutos (sin considerar el tiempo previo de estimulación, contado a partir del momento de la penetración), como muy gratificante para ambos.

La mujer está mejor equipada biológicamente para experimentar más de un or­gasmo durante una misma relación sexual. Por ello, apenas el esposo ha eyaculado, puede seguir estimulando la zona clitorídea para que su esposa experimente otro orgasmo; aunque muchas mujeres expresan completa satisfacción con uno solo.

LOS EJERCICIOS DE KEGEL Y EL PLACER

¿Para qué sirven?

Fortalecen los músculos perineales e intensifican la sensación orgásmica. Sirven además:

Para fortalecer la vagina, antes y después del parto.

Para prevenir y tratar los casos leves de incontinencia urinaria

Para mejorar la lubricación en mujeres post-menopáusicas porque aumen­ta la cantidad de sangre en la zona vaginal.

¿Cómo se realizan?

Localizando el músculo pubococcígeo. Para ello, comenzará a orinar, al interrumpir el chorro, se puede percibir un músculo que se contrae, ese es el pubococcígeo. Es necesario repetir varias veces este ejercicio para fami­liarizarte con el músculo.

Realizando durante seis semanas los siguientes ejercicios.

.De contracción – relajación: contraer y relajar diez veces el músculo, en tres momentos distintos del día. La meta es llegar a contraerlo por tres segundos cada vez.

.De agitación: es similar al anterior, sólo que la contracción y relajación se deberá hacer tan rápido como se pueda.

.De ascensor: pensando que la vagina fuera un ascensor, se comenzará a contraer desde la entrada vaginal hacia adentro y luego se debe relajar en sentido inverso.

.De pujo: como si se quisiera expulsar algo por vagina (similar a la defe­cación), pero centrando la atención y fuerza sobre la vagina. Es el más notorio, por ello debe hacerse en la intimidad. Los otros tres se pueden realizar en cualquier lugar porque nadie se percata de ello.

Estos ejercicios deben realizarse diez veces cada uno, tres veces en el día, duran­te seis semanas, como ya mencionamos anteriormente.

¿Puede el hombre experimentar más de un orgasmo?

Normalmente no. Después de un orgasmo, viene la pérdida de la erección que llevará un tiempo proporcional con la estimulación. En este período (variable según el hombre y la edad) no puede experimentar una nueva erección y orgasmo, hasta pasar el denominado: “período refractario”.

Extracto del libro “Lo que siempre quisiste saber”

Por José Luis y Silvia Cinalli

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre