Matrimonios Cristianos – La Respuesta Sexual Femenina y Masculina 5

 

Continuemos.

Aquí es necesario clarificar que la eyaculación y el orgasmo pueden no ocurrir juntos. El orgasmo es la respuesta, como hemos dicho, casi compulsiva que atañe a todo el cuerpo. Por ejemplo, en parapléjicos puede no ocurrir juntos, es decir que la eyaculación puede no estar acompañada de sensaciones orgásmicas.

También puede haber orgasmo sin eyaculación en los individuos operados de próstata; en estos casos la eyaculación va a la vejiga y luego se elimina con la orina.

 

5. Fase de Resolución.

Es la última fase del ciclo sexual. Se caracteriza por la pérdida de la tensión, llevando al hombre a un estado de inexcitabilidad, desentu­mecimiento de la erección, el ritmo cardíaco, la tensión muscular aproxi­madamente en 5 minutos. Cuanto más prolongadas fueron las fases anteriores, más prolongado será el período de resolución.

Se caracteriza por una sensación de plenitud y bienestar, en la respiración, se relajan los músculos y la conciencia vuelve a conectarse con lo que nos rodea.

El período refractario dura entre los 20 minutos y las 24 horas de acuerdo con la edad y las condiciones físicas.

 

A. La Resolución en la Mujer.

Tiene lugar una desaparición del enrojecimiento sexual, las mamas pierden su erección y los labios mayores vuelven a tener su grosor normal.

Las mujeres tienen la capacidad potencial de ser multiorgásmicas, esto significa tener una serie de respuestas orgásmicas sin necesidad de descender al nivel de excitación más abajo que el nivel de meseta. Los varones son uniorgásmicos.

La llamamos capacidad ya que las mujeres no están obligadas a sentir varios orgasmos, así como ninguna mujer es inferior por tener sólo uno, frente a otra que tiene 3, 5 o 100.

 

B. La Resolución en el Hombre.

El desentumecimiento del pene se desarrolla en dos estadios dife­rentes: el primero reduce el pene desde la erección completa hasta el 50%, es una fase de gran rapidez; el segundo es hasta el estado normal que se extiende un poco más.

Si el pene se retira de la vagina después de la eyaculación, la involución es mucho más rápida que si persiste dentro de ésta. La uretra se alarga en la relación sexual y hay un aumento del diámetro de por lo menos el doble; en la fase de meseta alcanza hasta el triple en la fase de meseta. Se conoce esto también como período refractario ya que los estímulos sexuales no tienen ningún efecto sobre el hombre, ningún estímulo sexual puede despertar una nueva excitación.

Este período, llamado refractario, puede durar desde varios minutos hasta varias horas e incluso a veces uno o dos días en el caso de personas de 60 años. Esto es porque sin semen no existe la eyaculación, y se necesita «cargar las baterías» fisiológicamente hablando.

La desaparición progresiva de la plataforma orgásmica con una «fuga» de los líquidos sanguíneos de esas zonas hace que el útero se vuelva a colocar en la posición normal, la vagina tienda a cortarse, y lentamente desaparece la lubricación vaginal.

En el varón aparece una rápida pérdida de la erección debido a las grandes cantidades de sangre en la zona peneana, aunque en algunos este período puede prolongarse hasta 20 minutos o más; los testículos disminuyen de tamaño y descienden al escroto.

 

Ejercicios.

1. Pónganse de acuerdo para tener relaciones con las siguientes características. Luego, organicen una salida donde puedan compartir sus experiencias y cómo se sintieron.

Cambien de ambiente. Busquen un lugar donde no hayan tenido relaciones anteriormente. Especialmente si sus relaciones son en el mismo sitio de siempre, sugerimos que cambien de emplazamiento: en la cocina, en un hotel, en algún lugar donde prive la tranquilidad y la paz.

Muchas veces el lugar menos indicado para la sexualidad es el hogar, pues es allí donde hay tensiones, donde se resuelven problemas, etc.

 

2. Cambie de Posiciones.

Muchas parejas ya saben «de memoria» cómo serán sus relaciones; ella se sacará tal prenda, luego el esposo se sacará los pantalones, ella le da un beso en la frente, él la toca y…

Prueben posiciones que nunca antes haya intentado, al hacerlo re­cuerden que el sexo también es alegría y creatividad.

 

3. Jugar al Amor.

El «hacer el amor» suena a algo mecánico y frío y en realidad lo es. El jugar significa que no habrá penetración. Muchas parejas sólo se desnudan cuando tienen sexo; otras saben que si se tocan de determi­nadas maneras lo único que se busca es el sexo. Tenga relación sexual sin penetración, simplemente acariciarse, tocarse, mirarse, sin ningún tipo de exigencias.

Extracto del libro “Sexualidad y Erotismo en la Pareja”

Por Bernardo Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre