Sexualidad – SEXUALIDAD FEMENINA

0

ÓRGANOS GENITALES EXTERNOS

La vulva: comprende el monte de Venus, los labios mayores, los labios meno­res, el clítoris, la uretra, el vestíbulo con sus glándulas y, el himen.

  • El monte de venus: es la zona de tejido graso sobre el pubis cubierto de vello pubiano.
  • Los labios mayores: son dos pliegues laterales en la vulva, que se cubren de vello en la pubertad. Cuando la mujer se excita, los labios mayores se hinchan.
  • Los labios menores: se encuentran en la parte interna de los labios mayo­res, son más pequeños, sin glándulas ni vellos, y de tejido eréctil. Tocar suavemente estos pequeños labios produce una sensación muy placente­ra. En su parte anterior se unen formando un pliegue que cubre el clítoris.
  • Clítoris: situado debajo del monte de Venus, muy eréctil y sensible, pe­queño, de 2 cm. de largo por 1 cm. de diámetro. Es el punto más sensible a la excitación sexual. Aumenta de tamaño cuando es acariciado, por estar compuesto de tejido eréctil. Cuando es acariciado suave y lentamente pro­porciona satisfacción; la presión brusca origina dolor.
  • El vestíbulo: es la entrada a los genitales internos. Está compuesto por la uretra y la entrada vaginal que presenta como límite el himen. La uretra une la vejiga con el exterior, por medio del meato urinario. Es muy corta (de 3 o 4 cm) a diferencia del hombre que es más larga; ello explica por qué las mujeres tienen tantas infecciones urinarias y los hombres tan pocas. Al ser la uretra femenina muy corta, los gérmenes ingresan con facilidad has­ta la vejiga y se originan las infecciones urinarias.
  1. ¿Qué es el himen?

El himen es una membrana fina que cierra parcialmente la entrada vaginal. El himen es muy diferente de una mujer a otra. A veces es tan pequeña que es difícil observarla, lo cual no indica la pérdida de la virginidad. Aún hay mujeres que nacen sin el himen. Su rotura durante la primera relación sexual puedo ser doloroso o no y asociarse a un pequeño sangrado.

El himen no tiene ninguna utilidad, aunque en el pasado mucha gente le rendía culto asociándolo a la virginidad, pero esta creencia es totalmente falsa. En algunas mujeres puede rasgarse por ejercicios deportivos, en otras, permanecer intacto aún teniendo relaciones sexuales, de ahí que la presencia o ausencia del himen no pruebe ni la inocencia ni las experiencias sexuales previas de una mujer.

  1. ¿Cómo y cuándo se rompe el himen?

En muchos casos la primera relación sexual puede ser el momento en que el himen se rompa causando cierto malestar inicial y un sangrado leve. Sin embargo, su ruptura puede ocurrir durante un mal esfuerzo, como por ejemplo: montar a caballo, andar en bicicleta, jugar bruscamente o la primera vez que use tampones en los ciclos menstruales.

Muchos varones creen que la ausencia del himen en la mujer es indicio de que ella ha perdido la virginidad. Por todo lo dicho anteriormente deducimos que esto no es verdad; es una mentira del pasado asociada a la ignorancia.

  1. ¿Cuál es la función del clítoris?

La única función reconocible es dar placer a la mujer.

  1. ¿Qué es la circuncisión femenina?

Es la mutilación genital en las mujeres. Actualmente existen entre 85 y 120 millones de mujeres circuncidadas. No existe sustento religioso, ya que no hay men­ción en la Biblia, la Toráh o el Corán. Se considera un patrón cultural.

  1. ¿En qué consiste la circuncisión?

Consiste en la extirpación del clítoris y a veces de los labios menores. Es drás­tico para el goce femenino. En la mayoría de los casos se practica en condiciones de escasa higiene, lo que origina muchas enfermedades y, a veces, la muerte. Sólo las más fuertes sobreviven a tal mutilación.

ÓRGANOS GENITALES INTERNOS

  1. La vagina: es un tubo muscular que une el útero con el exterior vulvar, de gran plasticidad, lo que le permite recibir cualquier pene o ser parte del canal del parto. Tiene de 8 a 13 cm de largo en estado do reposo. Responde a la estimulación sexual con un trasudado (lubricación) como pequeñas gotitas que se van juntando, similar a gotitas de vapor que se condensan en un vidrio. Esa lubricación comienza pocos segundos después del inicio de la estimulación. La zona sensible es la más externa, que determina placer en la mujer, en cambio la más interna o profunda no es sensible al tacto y no responde a la estimulación sexual.

2. Cérvix: es el cuello del útero, se encuentra en la parte más profunda de la vagina, se puede tocar con los dedos. Es consistente y carnoso (parece la punta de una nariz). De aquí se toma la muestra para el Papanicolau, que debe realizarse una vez por año, y sirve para hacer diagnóstico precoz de cáncer de cuello de útero.

3. Útero: tiene la forma de una pera invertida, por abajo está el cérvix que establece relación con la vagina; en la parte superior y hacia ambos lados se encuentran dos pequeños orificios que comunican con las trompas de Falopio. Tiene una estructura muscular que participa con contracciones durante el orgasmo. El útero es la habitación del bebé mientras se va formando.

4. Trompas de Falopio u oviductos: son dos, una de cada lado del útero y corresponden a cada ovario. Son conductos pequeños de 10 cm. de largo por 1 cm. de ancho, aproximadamente (similar al cable de teléfono). En la porción más próxima al ovario posee un flequillo “fimbrias” con las cuales barre el óvulo del ovario, cuando se produce la ovulación. Luego que el óvulo es tomado por la trompa, las contracciones musculares en forma de onda de los oviductos lo transportan hacia el útero. Las infecciones sobre las trompas provocan altera­ciones en este sistema de conducción generando infertilidad. Los ovarios; son dos pequeñas formaciones del tamaño de una almendra, cuya función es la producción de óvulos y de hormonas.

LAS MAMAS

La función esencial es el amamantamiento de los hijos. Sin embargo, las ma­mas y especialmente los pezones, son parte de los órganos sexuales porque estimu­lan al varón (por la visualización de los pechos de su esposa) y otorgan placer a la mujer (por la gran cantidad de terminaciones nerviosas, y por ende la gran sensibili­dad). Los pezones cuando son estimulados se erectan.

Importancia del examen periódico: el cáncer de mama es la principal causa de muerte en las mujeres de 35 a 54 años de edad. De ahí la importancia del examen médico. El auto-examen que la mujer puede practicarse es importante, pero debemos recordar que muchos tumores no son palpables por manos inexpertas. Por ello, recomendamos que aun cuando se realice el auto-examen mensual, debe acudir al ginecólogo y realizarse una mamografía, que es una radiografía de las mamas. Algu­nas organizaciones sugieren una mamografía de base entre los 35 y 40 años; luego una cada un año y medio entre los 40 y 49 años y; a partir de los 50 años una mamografía anual.

Extracto del libro “Lo que siempre quisiste saber”

Por José Luis y Silvia Cinalli

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre