La Doctrina de los Ángeles – Introducción a la Angelología 4

 

Continuemos.

3. La Importancia Relativa de los Ángeles y los Hombres.

Las Escrituras afirman que el hombre “fue hecho poco menor que los ángeles” (Sal.8:4-5; Hb.2:6-7). Si esto se refiere a su estado o a las cualidades inherentes y esenciales no se determina con claridad. Es probable que los ángeles sean superiores a los hombres en ambos aspectos. Ha habido mucha discusión en tiempos antiguos sobre este asunto. Entre los escritores más recientes, Martenson, junto con otros, arguye que los ángeles son inferiores a los hombres, mientras Dormer con un grupo más grande, insiste en que los ángeles son superiores.

La Biblia dice que el hombre fue hecho a la imagen de Dios; no hay tal referencia con respecto a los ángeles. El hombre posee un cuerpo material con todas sus experiencias; no hay nada acerca de tales experiencias entre los ángeles, aunque es manifiesto que los demonios buscan incorporarse cuando se les presenta la oportunidad.

Discutiendo sobre los ángeles el Dr. Gerhart escribe sobre la importancia relativa entre ellos y los hombres: “El hombre es un ser físico-espiritual, uniéndose orgánicamente en su constitución cuerpo y alma. No es verdad, como frecuentemente se enseña, que el cuerpo es un impedimento al alma, una degradación de la naturaleza humana, ni el cuerpo es tampoco el resultado de un castigo. Más bien es un elemento de dignidad, una condición necesaria para una vitalidad espiritual, lo que une al hombre a dos mundos distintos.

Por un lado la organización física une la vida humana, la personalidad humana, a lo material con todas las fuerzas y los procesos de la naturaleza hasta su origen primitivo. Por otra parte la vida espiritual sirve de enlace entre el hombre y el dominio metafísico del espíritu. Conectado así tanto con los dominios celestiales y el terrenal es, la constitución del hombre que lo condiciona para ser mediador entre lo finito y lo infinito, entre lo material y lo espiritual, el representativo de Dios en Sus relaciones con el mundo y el órgano del mundo en sus relaciones con Dios. La revelación no da esta posición tan elevada a ninguno de los órdenes angélicos“.

Ninguna consideración de la importancia relativa entre el hombre y los ángeles sería completa si no tomamos en cuenta que el hombre, aunque actualmente hundido en el lodo cenagoso de la desesperación, con todo puede experimentar la redención y ser colocado en un lugar seguro, fundamento llamado la Roca (Sal.40:2), y es destinado a ser conforme a la imagen de Cristo y este estado final lo coloca por encima de los ángeles.

Se nota que hay una discrepancia notable en muchos de los esfuerzos para delinear un contraste entre estos dos órdenes de la creación divina. La Biblia es la única fuente de información digna de confianza y es principalmente una revelación al hombre acerca de su propia relación con Dios. Lo revelado acerca de los seres angélicos es la parte que tiene que ver con los asuntos humanos, y hay poco indicio tocante a aquellas grandes esferas de su actividad en que se ocupan los ángeles. La discusión no tiene solución satisfactoria pues carecemos aun de un conocimiento elemental concerniente al mundo de los ángeles.

 

4. La Personalidad de los Ángeles.

La verdad relacionada con la personalidad de los ángeles también es difícil de expresarse. No podemos aceptar, por ejemplo, la siguiente vaga declaración dada por Martensen:

“Hay muchas categorías de espíritus debajo del cielo, y por esto mismo hay muchos grados de espiritualidad e independencia espiritual; y justamente podemos afirmar que los ángeles están divididos en clases…

Si contemplamos a los ángeles en su relación al concepto de la personalidad, se puede afirmar que hay potestades, cuya espiritualidad está tan lejos de ser independiente, que ellos sólo poseen una personalidad representada; en suma, son solamente personificaciones. De tal carácter son las tempestades y llamas que ejecutan los mandamientos del Señor.

Otros poderes existen en la creación que poseen un grado de espiritualidad más alto, un estado intermedio de existencia entre la personificación y la personalidad. En esta categoría se puede clasificar los poderes espirituales en la historia, como por ejemplo, los espíritus de las naciones y las deidades de la mitología… Pero, si en este asunto hallamos poderes en la historia que viven en esa región que media entre la personalidad y la personificación, no es menos cierto que la revelación reconoce una tercera clase de poderes cósmicos que constituyen un pobre y personal reino espiritual” (Christian Dogmatics, p.131).

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Teología Sistemática. Volumen 2”

Por Lewis S. Chafer

(Fundador y 1º Presidente del Seminario Teológico en Dallas, Texas. USA)

Lee Introducción a la Angelología 5

Lee Introducción a la Angelología 6

Lee Introducción a la Angelología 7

Lee Introducción a la Angelología 8

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre