La Doctrina de la Sangre – El Sacrificio de Cristo Como Expiación 1

 

Pasajes claves: Efesios 2:13, Hebreos 2:17.

La teología liberal ataca a varias doctrinas fundamentales de la Biblia. No intentamos considerar a todas ellas, sino sólo la doctrina sobre la sangre. Este ataque es una co­sa real. Hemos sabido que en algunas iglesias (no de las asambleas} en nuestro país, se pone límite a maestros de niños. Se les pide que no pongan énfasis en la sangre porque, dicen, esa enseñanza puede traumatizar a los niños.

Dado que el ataque liberal tiende a socavar la im­portancia suprema de la sangre, nuestro trabajo tiene como propósito describir lo que las Escrituras enseñan sobre la sangre que el Salvador derramó en la cruz. Para ello consideramos, en capítulos separados, tres grandes palabras bíblicas que nos ayudan a comprender el significado de la muerte de Cristo en la cruz, a saber: Expiación, Propiciación y Redención.

Hay otras palabras que no estudiamos, principalmente “salvación”, “reconciliación” y “justificación”. Lo que parece desprenderse de esta riqueza de palabras es que la obra de la cruz es una sola, pero la inmensidad de su signi­ficado es tal que las Escrituras deben presentarla con dife­rentes expresiones. Todos estos términos pueden parecer al lector co­rriente, al hombre común, más o menos difíciles de entender. Pero, como ha dicho el gran maestro Trenchard, “es necesario aprender el vocabulario bíblico, aunque después se lo expli­que sencillamente”.

 

1. LA ENSEÑANZA DEL LIBERALISMO TEOLOGICO.

Algunos teólogos (entre ellos Dodd, Wescott, Hieles y V. Taylor) enseñan que, tanto en el A.T. como en el N.T., lo esencial en el sacrificio es la ofrenda de la vida. Este punto de vista ha sido rebatido por otros destacados teólo­gos, principalmente Denney, Moffat, Armitage Robinson y León Morris. Aquellos que piensan que “la sangre” significa esencialmente “la vida” ponen mucho énfasis en Levítico 17:11 “Porque la vida de la carne está en la sangre… porque es la sangre la que hace expiación…”.

Este texto, y otros, representa ciertamente, una fuerte evidencia de que para los hebreos existía una estrecha relación entre la vida y la sangre, Pero ¿representa algo más? Dichos teólogos piensan que sí. Agregan que el hecho del degollamiento del animal, es decir la entrega de la vida, es nece­saria, pero sólo porque no hay otra manera de obtener la sangre, la vida.

La refutación a este punto de vista es que esta interpretación, que quita importancia a la idea de la muerte en los sacrificios, va más allá de lo que las palabras bí­blicas enseñan, puesto que ninguna de ellas, cuando se refiere a la sangre, hace distinción entre la vida y la muerte.

Cuando Dios, en Génesis 9:5, requiere la vida o la sangre del hombre que ha matado a otro, lo que anuncia es que Él considerará responsable a ese hombre por destruir la vida de un ser a quien Dios ha creado. Aparece más claramente el paralelismo entre las palabras “alma” y “sangre” en el Salmo 72:14. Lo que se expresa por “preciosa será su sangre a su vista” se aprecia mejor si se mira una afirmación singular en el Salmo 116:15 “Preciosa es en los ojos del Señor la muerte de sus santos”, de tal modo que la redención del alma en la primera parte del versículo es una expresión que significa “liberar de la muerte” (ver Salmo 116:8).

A.M. Stibbs (autor de una obra fundamental: “The Meaning of the Word Blood in Scripture” El signi­ficado de la palabra “sangre” en la Escritura), lo resume así: El derramamiento de sangre no in­dica la liberación de la vida de la carga de la carne, sino el poner fin a la vida en la carne. Es un testimonio de la muerte física.

Morris advierte también sobre interpretaciones que suelen darse a Juan 6:53: “Si no comieres la carne del Hijo del hombre, y bebiereis su sangre, no tendréis vida en vosotros”. Destaca que interpretar este pasaje como significan­do una participación en la vida de Cristo es ya definir el punto que está en discusión, (en el Glosario de la Versión Popular, la explicación que se da sobre la palabra “sangre” contiene conceptos que deben ser ana­lizados a la luz de esta advertencia), por cuanto ciertamente el texto bíblico no prueba esa afirmación. El pasaje apunta plenamente a la muerte de Cristo.

(CONTINÚA…)

Extracto del artículo “La Doctrina Bíblica Sobre la Sangre”

Por Horacio A. Alonso

Lee El Sacrificio de Cristo Como Expiación 2

Lee El Sacrificio de Cristo Como Expiación 3

Lee El Sacrificio de Cristo Como Expiación 4

Lee El Sacrificio de Cristo Como Expiación 5

Lee El Sacrificio de Cristo Como Expiación 6

2 Comentarios

  1. MUY BUEN ARTICULO, DEBEMOS RELEER PARA ADENTRARNOS
    EN EL, NOS DEJA CON MÁS CLARIDAD EN TODOS LOS ASPECTOS.
    EL SEÑOR JESUCRISTO ES, SERÁ, Y SIGUE SIENDO EL CORDERO
    POR LA ETERNIDAD. GRACIAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre