La Doctrina de la Sangre – El Sacrificio de Cristo Como Propiciación 1

 

Pasaje clave: Romanos 3:25.

1. LA PROPICIACION REPRESENTA LA OBRA DE LA CRUZ DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA SATISFACCION QUE DIOS HA DE RECIBIR ANTES DE QUE PUEDA EXTENDER SU MISERICORDIA A LOS HOMBRES.

A. La propiciación trata, lo mismo que la expiación, con la obra de la cruz de Cristo. Ambas se refieren a una sola y a la misma obra, pero la consideran desde pun­tos de vista distintos. Estos dos conceptos aparecen con frecuencia, en la enseñanza bíblica, vinculados con la cruz de Cristo:

  • La expiación tiene por objeto al pecado. Su propósito es destruirlo, borrarlo, extinguirlo.
  • La propiciación tiene como sujeto a Dios. Su pro­pósito es pacificarlo.

La propiciación incluye a la expiación, pero abarca el concepto de la pacificación de la ira de Dios. Propi­ciar significa aplacar la ira. Significa conjurar el furor de Dios mediante el sacrificio significa quitar la ira de Dios mediante una ofrenda. Este concepto de propiciación es fundamental; po­ne énfasis en la satisfacción que Dios debe recibir como gobernador moral del mundo, antes de que pueda extender su misericordia.

 

B. Desde hace tiempo grandes hombres de Dios han declara do que en la propiciación hay cuatro elementos.

  • Hay una ofensa que tiene que ser quitada, que tiene que ser reparada.
  • Hay una persona ofendida, que tiene que ser paci­ficada.
  • Hay una persona ofensora, que es culpable.
  • Tiene que haber un sacrificio para expiar la ofensa.

Todo esto puede verse en lo que acontecía el gran día de la expiación, en el Antiguo Testamento. Recordemos qué pasaba aquel gran día. El sumo sacerdote, en la antigüedad, entraba al lugar santísimo; lo hacía una vez por año, llevan do los pecados de la nación. Entraba con sangre ajena, pues un animal había sido sacrificado. El sumo sacerdote tomaba esta sangre, atravesaba el velo, y ofrecía esto a Dios. Dios aceptaba esta ofrenda, y entonces el sumo sacerdote, ante la presencia de todo el pueblo, congregado por Dios, salía afuera, y el pueblo conocía que sus pecados habían sido expiados y cubiertos por otro año más.

 

C. La Escritura nos dice algo más sobre esto: dice que había dos querubines mirando hacia el propiciatorio. El propiciatorio era una cubierta, una tapa, una plancha de oro, la cubierta o cobertura que estaba sobre el Arca del Pacto. Debajo del propiciatorio estaba la Ley de Dios. Cuando el sumo sacerdote rociaba la sangre del sacrificio ¿qué anunciaba?: Anunciaba que Dios estaba satisfecho con la ofrenda; anunciaba que la Ley de Dios había sido honrada, y anunciaba que el pueblo estaba perdonado.

La palabra hebrea “Kaphar”, que se emplea también para propiciación, expresa precisamente lo que tenía lugar: el pecado era cubierto, aun cuando no era quitado totalmen­te, como más tarde sería en el Nuevo Testamento. La pro­piciación simbolizaba el perdón del pecado en la presencia de Dios.

Estos aspectos que el Antiguo Testamento señala son de la mayor importancia para nosotros. Pablo enseña que lo que Cristo hizo mediante su muerte en la cruz fue pacificar la ira de Dios. Cristo, cubierto con su propia sangre, desempeña ahora el papel del ceremonial en el gran día de la expiación. La muerte de Cristo fue propiciatoria, en el sentido de que, en su muerte, Cristo sufrió el justo juicio de Dios por el pecado del hombre.

 

2. ESTA GRAN DOCTRINA DE LA PROPICIACION ES RESISTIDA Y ATACADA POR LOS TEOLOGOS MODERNISTAS, Y ESTA RESISTENCIA SE REFLEJA EN ALGUNAS NUEVAS VERSIONES DE LA BIBLIA.

A. El pueblo de Dios no debe permanecer ajeno a la gran discusión teológica que se está librando, porque esta discu­sión afecta al texto revelado por Dios. No tiene que haber prejuicio en contra de los auténticos teólogos; todo lo con­trario, necesitamos verdaderos enseñadores de la palabra de Dios, que conozcan el griego antiguo y el hebreo antiguo en los cuales Dios ha dado, principalmente, su palabra al mundo. Necesitamos que se dé al pueblo de Dios la teología bíblica, es decir las doctrinas fundamentales de la Palabra de Dios. Notemos que la teología bíblica tiene como único campo de su trabajo, y como única fuente de verdad, la Sagrada Escritura, la revelación que Dios ha hecho.

(CONTINÚA…)

Extracto del artículo “La Doctrina Bíblica Sobre la Sangre”

Por Horacio A. Alonso

Lee El Sacrificio de Cristo Como Propiciación 2

Lee El Sacrificio de Cristo Como Propiciación 3

Lee El Sacrificio de Cristo Como Propiciación 4

Lee El Sacrificio de Cristo Como Propiciación 5

Lee El Sacrificio de Cristo Como Propiciación 6

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre