La Doctrina de Dios – Los Atributos Comunicables de Dios 2

 

Continuemos.

Hacer un ídolo (o «imagen tallada» o «esculpida») de Dios tal como un becerro de oro, por ejemplo, puede haber sido un esfuerzo de pintar a Dios como un Dios fuerte y lle­no de vida (como un becerro), pero decir que Dios es como un becerro era una afirmación horriblemente falsa en cuanto al conocimiento, sabiduría, amor, misericordia, omnipresencia, eternidad, independencia, santidad, justicia, rectitud de Dios, y cosas por el estilo. En verdad, en tanto que podemos decir que Dios ha he­cho toda la creación para que cada parte de ella refleje algo del mismo carácter de Dios, ahora debemos afirmar que pintar a Dios como si existiera en una forma o modo de ser que se parezca a alguna otra cosa en la creación es pensar de Dios de una manera horriblemente desorientadora y deshonrosa.

Por eso se menciona el celo de Dios como el porqué de la prohibición de hacer imágenes de él: «Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso» (Éx 20:5). Dios es celoso para proteger su honor. Anhelantemente busca que los seres humanos piensen que él es como es y lo adoren por toda su excelencia, y se enoja cuando se disminu­ye su gloria o se representa falsamente su carácter (Dt 4:23-24, en donde el in­tenso celo de Dios por su honor de nuevo se da como el porqué de la prohibición de hacer imágenes de él).

Así que Dios no tiene un cuerpo físico, ni tampoco está hecho de materia como el resto de la creación. Todavía más, Dios no es meramente energía, pensamiento ni ningún otro elemento de la creación. Él no es como vapor, neblina, aire ni espa­cio, todos los cuales son cosas creadas; él ser de Dios no se parece a nada de esto. El ser de Dios ni siquiera es exactamente como nuestro espíritu, porque este es algo creado que evidentemente puede existir sólo en un lugar a la vez.

En lugar de todos estos conceptos acerca de Dios, debemos decir que Dios es espíritu. Signifique lo que signifique, es una clase de existencia diferente a todo lo demás de la creación. Es una clase de existencia muy superior a toda nuestra existencia material. Podemos decir que Dios es «puro ser» o «la plenitud o esencia de su ser».

Además, esta clase de existencia no es menos real ni menos deseable que nuestra propia existencia. Más bien, es más real y más deseable que la existencia material e inmaterial de toda la creación. Antes de que hubiera alguna creación, Dios ya existía como espíritu. Su propio ser es tan real ¡que puede hacer que todo lo demás cobre existencia!

En este punto podemos definir la espiritualidad de Dios: La espiritualidad de Dios quiere decir que Dios existe como un ser que no está hecho de materia alguna, no tiene ni partes ni dimensiones, nuestros sentidos corporales no lo pueden percibir, y es más exce­lente que cualquier otra clase de existencia.

Podemos preguntar por qué el ser de Dios es así. ¿Por qué Dios es espíritu? Todo lo que podemos decir es que ¡esta es la manera mejor y más excelente forma de existencia! Es una existencia muy superior a todo lo que conocemos. Es fasci­nante meditar en este hecho.

Estas consideraciones nos hacen preguntarnos si la espiritualidad de Dios no debiera considerarse un atributo «incomunicable». Hacerlo así sería en verdad apropiado en ciertas maneras, puesto que el ser de Dios es tan diferente del nues­tro. No obstante, permanece el hecho de que Dios nos ha dado un espíritu en el cual le adoramos (Jn4:24; 1 Co 14:14; Fil.3:3), en el cual nos unimos con el espíritu del Señor (1 Co 6:17), al cual el Espíritu Santo da testimonio de nuestra adopción en la familia de Dios (Ro 8:16), y en el cual pasamos a la presencia del Señor cuando morimos (Lc.23:46; Ec 12:7; Heb 12:23; Fil.1:23-24).

Por consiguiente, se ve que hay cierta comunicación de Dios con nosotros de naturaleza espiritual que es semejante a su propia naturaleza, aunque ciertamente no en todo respecto. Por esto parece apropiado pensar que la espiritualidad de Dios es un atributo comuni­cable.

 

2. Invisibilidad. Relativo a la espiritualidad de Dios es el hecho de que Dios es in­visible; sin embargo podemos también hablar de las maneras visibles en que Dios se manifiesta. La invisibilidad de Dios se puede definir como sigue: La invisibilidad de Dios quiere decir que nosotros jamás podremos ver la esencia total de Dios, todo su ser es­piritual, y sin embargo Dios se nos muestra mediante cosas visibles y creadas.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Teología Sistemática”

Por Wayne Grudem

Lee Los Atributos Comunicables de Dios 3

Lee Los Atributos Comunicables de Dios 4

Lee Los Atributos Comunicables de Dios 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre