doctrina-fundamentalArtículos – Doctrina Fundamental… ¿Quién lo Dice? 4

 

Continuemos.

5. Las Doctrinas Fundamentales Son Todas Resumidas en la Persona y Obra de Cristo

Pablo escribió: “Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1º Co.3:11). Cristo Mismo encarnó o estableció toda doctrina que es esencial para el cristianismo auténtico. Los que rechazan algunas de las doctrinas cardinales de la fe, adoran a un Cristo que no es el Cristo de las Escrituras.

¿Cómo son los fundamentos de la fe personificados en Cristo?

Con respecto a la inspiración y la autoridad de las Escrituras, Él es el Verbo encarnado (Juan 1:1, 14). El confirmó la autoridad absoluta de la Palabra escrita (Mateo 5:18). Cristo mismo estableció la sola Scriptura como una doctrina fundamental cuando les echó en cara a los fariseos el anular la Escritura con sus propias tradiciones: “Con razón profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: ‘Este pueblo de labios me honra, pero su corazón está lejos de mí. En vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres’”. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres… Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición” (Marcos 7:6-9). Nuestro Señor tenía mucho que decir acerca de la autoridad e infalibilidad de la Palabra de Dios.

En la doctrina de la justificación por la fe, la propia justicia perfecta de Cristo es imputada al creyente, esto hace la diferencia fundamental entre la verdadera justificación bíblica y la corrupta doctrina del catolicismo romano y las sectas. Eso es lo que Pablo quería decir cuando escribió: “porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree” (Romanos 10:4). También es por eso que Pablo escribió que Cristo nos ha sido hecho justicia (1º Co.1:30), y es por eso que Jeremías lo llamó “El Señor nuestra justicia” (Jeremías 23:6). El mismo Señor, Jesucristo, es nuestra justicia (Jeremías 33:16). Esa es la esencia misma de la justificación por la fe sola, sola fide.

Por supuesto, todas las doctrinas fundamentales relacionadas con la encarnación, el nacimiento virginal de Cristo, su divinidad, su humanidad, y su ausencia de pecado son parte de lo que Él es. Negar cualquiera de esas doctrinas es atacar a Cristo mismo.

Las doctrinas esenciales relacionadas con Su obra, Su muerte expiatoria, Su resurrección, y la realidad de sus milagros-son la base misma del Evangelio (cf. 1º Co.15:1-4; Hb.2:3-4). Rechácelas y usted anulara el corazón del mensaje cristiano.

Los fundamentos de la fe están cercanamente identificados con Cristo, que el apóstol Juan utiliza la expresión “la enseñanza de Cristo” como una especie de taquigrafía para el conjunto de doctrinas que consideraba fundamentales. Para él, estas doctrinas que representan la diferencia entre el verdadero cristianismo y la religión falsa.

Por eso, escribió, “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo” (2º Juan 9). Lejos de fomentar la unión con los que niegan las verdades fundamentales de la fe, Juan prohibía cualquier forma de comunión espiritual con o fomentando alguna religión falsa (vv.10-11).

Aquí están algunas reflexiones para el hilo de comentarios. Las doctrinas fundamentales incluyen todo lo esencial para la fe salvadora, toda doctrina que estamos prohibidos negar, y todo lo que se resume en la persona y la obra de Jesucristo. ¡Eso es mucho en conocimiento!

¿Cómo se diferencia de aquellos que quieren reducir gradualmente las doctrinas fundamentales del cristianismo hasta el Trinitarianismo, o al Credo de los Apóstoles? ¿Qué es lo que está en la raíz de ese enfoque minimalista a la cuestión de los fundamentos cristianos?

Por Armando Valdez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre