Continuemos.

3. Tipos de rumores

Hay diferentes tipos de rumores, para todos los gustos y para todos los oficios. Nadie queda libre de es­tar en la boca del chismoso. Hables o no hables, hagas algo o no, el chismoso siempre tendrá algo para cam­biar, modificar o alterar en relación a la información, y si no lo tiene, es capaz de inventarlo. ¡Se trata de gente con gran poder de imaginación!

Clasificación del rumor:

  • Rumores sigilosos: son los que toman cuerpo lentamente.
  • Rumores impetuosos: son los que se extienden como pólvora. Generalmente éstos son más fre­cuentes en las oficinas, en los equipos deportivos y entre parientes. La velocidad a la que van es sor­prendente. La clave es transmitir información con rapidez, ya que, si no, con el tiempo, pierde su po­der de seducción. Los chismes viejos no interesan tanto como los frescos.
  • Rumores sumergibles: son los que aparecen y se extinguen periódicamente.

El chismoso trata de agradar al otro e intenta tener cómplices alternativos. Un día habla del que está a la de­recha y se lo cuenta al de la izquierda y viceversa, así es como funciona. Todo el tiempo está buscando el placer de ser escuchado atentamente, tratando de encontrar prestigio y aliados, por eso es que comenta las noticias que le llegan. Y como no tolera hablar de sí mismo, él co­noce la vida de todos pero nadie sabe nada de su vida; lo que él busca es hablar de otros periódicamente. Los chismosos son personas que no toleran el silenció, por eso es importante para ellos hablar de algo (y qué me­jor, piensa, que hablar de otros). El chisme es también una forma de liberar la agresividad reprimida.

4. Poniendo freno a lo que nos lastima.

Todos los rumores, en algún momento, mueren pero, mientras eso sucede, también pueden mortificarse mu­chas vidas. Aprendamos a ponerles límite y no permita­mos que sigan haciendo estragos. Frente a ellos tomemos actitudes positivas que nos permitan desintoxicarnos y ser libres de los chismes y de sus comunicad ores.

Esto es lo que podemos hacer:

  • No creer lo que nos dicen ni seguir comentán­dolo, a menos que sea la fuente original u ofi­cial quien nos lo transmita.
  • Buscar el error de la información; eliminar los elementos burdos o sin sentido.
  • Explicar por qué la gente cree en los rumores.
  • Volver a la credibilidad de las fuentes oficia­les. Frente a cualquier duda, consultar con ellas. Si deseamos acabar con el rumor hay que hablar con la autoridad o la fuente con quien está relacionado el chisme
  • Destruir el ocio: es sorprendente que existan lugares donde haya una concentración de chismosos. Las personas que se enfocan en sus objetivos y en su propósito no tienen tiempo de estar rumoreando.

Tengamos en cuenta que hay ciertas noticias que es preferible comunicarlas por escrito.

Advertir acerca de las consecuencias y las se­cuelas que dejan los chismes.

No ser defensores de «los otros» o «carteros»; si alguien nos comenta algo acerca de otro hermano, no debemos ir nosotros a decírselo, sino alentar a quien nos habla a que vaya él a decírselo a ese hermano.

Ofrecer, constantemente, información lo más exacta posible.

Dar rápidamente las noticias (antes de que cir­culen) y tratar de que lleguen a todo el mundo.

Y algo más: si ladran, hablan, rumorean, ¡es por­que algo estás haciendo! De lo contrario, serías indife­rente para la multitud. Tu identidad es una roca, ni un chisme ni un rumor podrán destruirla. «Por nuestros frutos seremos conocidos». Tú sigue cosechando, sembrando y no te detengas a escuchar lo que los otros tienen ganas de decir.

Si te detienes a dar explicaciones o a tratar de enten­der los rumores, te vas a desenfocar.

Los rumores no te quitarán la felicidad ni el sue­ño. Sólo tú podrás darle vida si les prestas más aten­ción de que la que se merecen. Tu felicidad y todo lo que te propongas no depende de lo que los demás tengan para decir, sino de lo que tú estás dispuesto a hacer con el rumor.

¡No te envenenes!, desintoxícate y sigue adelante.

Extracto del libro “Gente Tóxica”

Por Bernardo Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre