Artículos Pastorales – El Estrés 4

 

Continuemos.

Frente a lo analizado podemos preguntarnos si juntamente con la influencia que el mundo, o sistema de valores ejerce sobre nosotros, también del mismo hombre no nace esta necesidad desmesurada y ambiciosa de tener y de ser a nivel social.

Miremos algunos pasajes relacionados con estos rasgos que hacen a la personalidad de «tipo A». Sabemos que esta configuración de características que hemos nom­brado dan como resultado el estilo de personalidad de «tipo A». De alguna forma todos tenemos algunos de estos rasgos, y debemos luchar para crecer y superarnos.

Es interesante lo que la Biblia dice al respecto a esto, damos una serie de textos que son muy útiles para la pastoral:

  • Ansiedad: 1 Pedro 5:7; 2 Corintios 11:28; Lucas 21:34; Proverbios 12:25; 14:30; Mateo 6:25-33; Efesios 4:6-7.
  • Preocupación: Marcos 10:19; Lucas 10:40; Lucas 12:22-31; 21:34; Marcos 13:11; Mateo 6:25-34; Filipenses 4:19; Salmos 11:11-12.
  • Ambición: Gálatas 5:16-17, 24; Lucas 15:16; 1 Timoteo 3:1; Lucas 22:15; Filipenses 2:26; 1 Pedro 1:14; Tito 2:12.
  • Placer: 1 Timoteo 5:6; 6:10; Mateo 6:24.

Ofrecemos a continuación dos escalas de evaluación extraídas del libro de nuestro querido amigo y maestro el Dr. Juan Carlos Kusnetzoff «Estrés y Sexualidad». Ambos tests son de gran ayuda para la praxis pastoral. El primero evalúa si la persona es susceptible a padecer estrés o no. Se trata de la capacidad que la persona posee para hacer frente a los acontecimientos existentes en el medio ambiente. La persona debe contestar sencillamente «sí» o «no» a cada pregunta y registrar las respuestas en un papel.

 

Escala de Vulnerabilidad/Estabilidad Básica.

  • ¿Tienes la sensación de estar en constante estado de tensión, de no poder relajarte?
  • ¿Tienes la sensación de estar fatigado o cansado. El sueño no actúa como reparador natural?
  • ¿Tienes la sensación de no tener suficiente impulso para iniciar o finalizar las tareas?
  • ¿Tienes problemas de sueño: dificultad en conciliario, despertarte durante la noche, dormir pocas horas, tener somnolencia durante el día?
  • ¿Eres muy susceptible. Te sientes herido con facilidad?
  • ¿Estás preocupado siempre por algo? Cuando no lo estás, ¿te preocupas por no estarlo?
  • ¿Tienes aumentada la preocupación por los procesos fisiológicos corporales, particularmente los cardíacos, los respiratorios y los digesti­vos?
  • ¿Tienes reacciones de rabia o ansiedad o depresión desproporcio­nados a los estímulos que los provocan?
  • ¿Crees frente a cualquier cosa, que sucederá «lo peor». Pensamien­tos «negros» o pesimistas?
  • ¿Tienes problemas a la hora de concentrarte o distraerte con facilidad en el trabajo o en las tareas cotidianas?
  • ¿Titubeas en demasía, demoras mucho tiempo en tomar decisiones y cuando consigues tomarlas, estás muy inseguro por ello?
  • ¿Te sientes víctima de las circunstancias, consideras que no tienes suerte en nada?

Atribuya un punto por cada respuesta afirmativa. Si reúne 6 o más puntos el porcentaje es muy alto e indica que el estrés puede sobrevenir. Cuidado.

La próxima escala en combinación con la anterior nos dará una manera aproximada de evaluar la certeza o no de estar propensos al estrés. Se toma igual que la anterior.

 

Escala de Acontecimientos Vitales Estresantes de la Vida Cotidiana.

  • ¿Tienes mucho trabajo y no puedes terminarlo. La «solución» encon­trada es trabajar en casa, fuera de hora, por las noches o los fines de semana?
  • ¿Trabajas con personas inestables, de poca confianza, impredecibles de carácter?
  • ¿Tienes poco o nada de tiempo de descanso durante el día, ni siquiera media hora?
  • ¿Asumes responsabilidades sobre las que no tienes control alguno?
  • ¿Trabajas bajo la «presión» del reloj?
  • ¿Tienes marido o esposa que no se lleva bien con tus colegas, o compañeros de trabajo, o amigos y sus respectivos cónyuges?
  • ¿Estás demasiado tiempo fuera de casa?
  • ¿Te cuesta disfrutar de tu propio empleo o trabajo?
  • ¿Tienes fuertes problemas económicos: no llegar a fin de mes, estar endeudado, tener hipotecas?
  • ¿Tienes la carencia de tiempo para dedicarte a actividades recrea­tivas: deportes, hobbies, etc.?
  • ¿Tienes dificultades en llevarte bien con tu cónyuge?
  • ¿Tienes problemas con tus hijos?
  • ¿Tienes poco «futuro» en la actividad laboral: desempleo, promoción bloqueada o insuficiente, amenazas de despido frecuentes?
  • ¿Tienes un empleo donde no eres aprovechada lo suficiente -o directamente no se utilizan tus propias habilidades?

Atribuya un punto a cada respuesta afirmativa. Si reúne 5 o más puntos tiene condiciones actuales que pueden hacerlo propenso al estrés. Usted se encuentra rodeado de estímulos estresantes. Cuidado. Estas escalas evalúan de acuerdo a la cantidad de respuestas positivas, nuestra cercanía o no al estrés.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Aconsejamiento Pastoral”

Por Bernardo Stamateas

Lee El Estrés 5

Lee El Estrés 6

Lee El Estrés 7

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre