artistas-o-hartistasMúsicos – ¿Artistas o «Hartistas»? 3

 

Continuemos:

SALMISTAS
En 1989, cuando el Señor me dirigía a organizar el primero de nuestros Congresos Anuales, uno de mis invitados fue un querido hermano, amigo y consejero, Víctor Richards.

El hermano Víctor fue dirigido por el Señor, en ese Congreso a hablarnos sobre muchas cosas que nunca habíamos escuchado antes. Recuerdo como si fuese el día de ayer cuando nos predicó sobre el tema: «Lo que yo, como pastor, espero de mis músicos».

¡Qué mensaje tan oportuno y necesario para cada uno de los que estuvimos esa noche! Fue desde entonces que empezamos a escuchar con frecuencia, de parte del hermano Víctor, la palabra «Salmista». Seguramente, ha habido quienes la han usado antes, pero para nosotros fue de gran impacto esta palabra en el uso que le estaba dando.

El hermano Víctor nos retó a dejar a un lado la palabra «artista», precisamente por todas las malas connotaciones que esta lleva, y que empezáramos a utilizar esta nueva palabra «salmista» (que tiene muchos siglos de existencia), como una manera de identificar a esta nueva clase de músicos que Dios está queriendo levantar.

«Salmista» tiene un significado más profundo: Da a entender que es una persona que, aparte de ejecutar bien su «arte», es consagrada a Dios y separada para Él.

También podemos entender que es alguien que sabe acerca de la necesidad que hay de la unción del Espíritu Santo en su vida, al igual que en su música. Como en todo, hay que recordar que sólo porque se le da el título de «Salmista» a alguien no le hace salmista, sino que la manera de vivir de esa persona es la que respalda el título.

Buscando en el diccionario el significado oficial de la palabra «salmista» me encontré con esto: «Compositor de salmos; el que canta».

Luego, la palabra Salmos: «Canto o cántico sagrado de los hebreos y de los cristianos, que contienen alabanzas a Dios».

Me dio tanto gusto saber que la Real Academia haya tenido la suficiente sabiduría para reconocer que existe una diferencia entre canto «normal» a un «salmo», porque este último contiene «alabanza a Dios», y el salmista es quien ejecuta estos salmos que contienen estas alabanzas a Dios.

En varias ocasiones he escuchado a mi amigo, Chuy Olivares, hablar acerca de las estrellas.

Sin robarme todo su mensaje, y dándole el crédito correspondiente, sólo quisiera hacer conocer con brevedad algo que predica Chuy. A casi todos los artistas les llaman «estrellas». Hay algunas cosas que hay que recordar de las estrellas:

1. Sólo salen de noche. Ha habido tanta oscuridad por tanto tiempo en el Cuerpo de Cristo, que han brillado muchas estrellas. Ese día, sentimos, está llegando a su fin.

2. La luz del sol opaca la de las estrellas. Cuando sale el sol, las estrellas dejan de brillar, simplemente ya no se notan.

Otra de las razones de que las estrellas que han estado dentro del Cuerpo dejaran de brillar es porque ha nacido el «Sol de Justicia» (Malaquías 4.2) y su luz está opacando a todas las demás.

Esto es algo muy interesante acerca de la alabanza y adoración: exalta al único que es digno de recibir la gloria, y todo lo demás TIENE que ir en segundo lugar.

Por eso es que hay muchos que se oponen a la alabanza y adoración, porque no están acostumbrados a tomar el segundo lugar, están acostumbrados a que se vea la luz de ellos.

Pero Dios está levantando a toda una generación de adoradores cuyo único deseo es que brille el Sol de justicia y que su gloria llene la tierra como las aguas cubren al mar.

Tú, ¿qué eres: hartista o salmista?

Extracto del libro «¿Qué Hacemos Con Nuestros Músicos?»

Por Marcos Witt

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre