Artículos Cristianos – Sectas 4

 

Continuemos.

Para detectar y diagnosticar el síndrome de Estocolmo, se hacen necesarias dos condiciones:

Que la persona haya asumido inconscientemente, una notable identificación en las actitudes, comportamientos o modos de pensar de los captores, casi como si fueran suyos.

Que las manifestaciones iniciales de agradecimiento y aprecio se prolonguen a loo largo del tiempo, aun cuando la persona ya se encuentra integrada a sus rutinas habituales y haya interiorizado la finalización del cautiverio.

 

B. Una Nueva Verdad.

Las sectas se enorgullecen de haber recibido una «verdad» nueva, tal «verdad», casi siempre contradice y desautoriza a todas las creencias o religiones existentes.

Suelen afirmar que todos los grupos religiosos están en el error, que han apostatado o se han desviado y pervertido; entonces Dios habría comenzado algo nuevo y distinto a través de ellos.

De esta manera invalidan espiritual y moralmente a todas las religiones creencias o movimientos espirituales existentes.

 

C. Falsas Profecías. (Dt.18.21-22).

Sus creencias básicas, están fundadas en las supuestas profecías y  revelaciones que sus líderes han recibido, muchas de las sectas han sido originadas exclusivamente por las sorprendentes profecías de algún «profeta» carismático.

Los miembros de las sectas suelen ser adictos a las profecías, y han confiado su propio destino eterno a lo que sus «profetas» han dicho.

Los líderes han hecho osadas predicciones sobre la venida de Cristo, el fin  del  mundo, y diversos temas.

En varias oportunidades han vaticinado la fecha exacta del fin del mundo, esto hizo que los miembros al acercarse la fecha, vendieran todo lo que tenían, dejaran sus trabajos, y se fueran a un monte para esperar el final que nunca llegó, el resultado es que quedaron en ridículo, y en la miseria.

Como tales profecías no se han cumplido, suelen dar miles de explicaciones para justificar los desaciertos de sus profetas ya muertos. Argumentan que en verdad no quisieron decir lo que nos parece;  que no hay  que interpretarlos literalmente sino alegóricamente; que tal profecía era para otro tiempo; que hay que considerar los errores humanos, etc.

Pero los miembros de las sectas, ignoran que aquello en lo que creen; lo que esperan y hasta sus propias vidas, están tan ligados a tales profecías, que si reconocen el fracaso de las mismas, deben reconocer también que la suya es una religión falsa y que están totalmente en el error.

 

D. Una Fuente de Autoridad Diferente de la Biblia.

No se basan en la Biblia como tribunal supremo de apelaciones para todo asunto de fe y doctrina.

Algunos la mencionan y la usan, pero en la práctica no la tienen como la autoridad máxima y fuente de inspiración por lo siguiente:

Su biblia está  adulterada. Se le han hacho cambios intencionales,  ya sea de palabras, en puntos o comas, que cambian totalmente el significado original, de esta manera, hacen que la Biblia concuerde con lo que ellos enseñan.

Interpretan la Biblia basándose en lo que afirman otros libros religiosos. En realidad someten la Biblia a ellos.

Las tradiciones son más importantes que la Biblia. Cuando una tradición se contradice con la Biblia, se opta por la tradición.

Lo dicho por el líder o profeta es la misma Palabra de Dios.

La «revelación» dada por el profeta prevalece por sobre la Biblia.

 

E. Salvación Solo Dentro del Grupo.

Enseñan que solo se salvan aquellos que pertenecen a su organización. Fuera de ésta no hay posibilidad de salvarse.

 

F. Otro Jesús.

Las sectas presentan a un Jesús falso o distorsionado. Su cristología está  adulterada. La gran mayoría niega que sea Dios o el único Señor a quién hay que someterse.

Dicen que era un  ángel, o un gran hombre, o el profeta más importante, otros que fue solo un gran maestro o una de las tantas manifestaciones de la divinidad como Buda, Mahoma, Gandhi, etc.

Esta es sin dudas la peor herejía que enseñan las sectas, y el principal objetivo de Satanás: Denigrar o Deformar a Jesús.

Como el diablo sabe que no hay salvación posible fuera de Jesús, tergiversa la doctrina sobre su persona para impedir que se encuentre al Jesús verdadero. Por tal motivo, algunas sectas son correctas en casi todo lo que enseñan y hacen, menos en lo que respecta a Jesús.

No se dan cuenta, que si fallan en lo de Jesús fallan en todo.

(CONTINÚA…)

Por Héctor Vitale

Lee Sectas 5

Lee Sectas 6

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre