Algunas técnicas y estrategias sencillas para romper con el círculo del miedo irracional.

A nadie le gusta sentir miedo, pero para que tu miedo no crezca más que ti, es necesario que:

1. Aprendamos a eliminar los miedos tóxicos y re­emplazarlos por emociones verdaderas.

La ley de la concentración dice que «cuanto más pienses en una cosa, ésta más se hará parte de tu realidad». Por eso, en vez de decir «tengo que dejar de pensar en esta idea», directamente reem­plázala por otra positiva. En vez de pensar que no vas a ocultar tus miedos puedes decir: «Voy a expresar mis temores correctamente». No podemos modificar las conductas de los otros, pero si tener dominio propio sobre nuestras conductas y nuestra mente.

2. Confiemos en nosotros mismos.

Cuenta esta fábula que había un ratón que estaba siem­pre angustiado porque tenía miedo del gato. Un mago se compadeció de él y lo convirtió en un gato. Pero enton­ces empezó a sentir miedo del perro. Luego, convertido en perro por el mago, empezó a sentir miedo de la pan­tera, y el mago lo convirtió en pantera. Con lo cual em­pezó a temer al cazador. Llegado este punto, el mago se dio por vencido y volvió a convertirlo en un ratón, diciéndole: «Nada de lo que haga por ti va a servirte de ayuda, porque siempre tendrás el corazón de un ratón».

Al tener en cuenta tus for­talezas y la situación en la que te mueves, tu senti­do de auto-confianza crecerá y eso afectará de ma­nera proporcional tu conducta y tu forma de en­frentar los miedos y las inseguridades. Si incorporamos estas actitudes y las desarrollamos conscientemente, podremos enfrentar todos y cada uno de nuestros temores reales o imaginarios.

3. Reconozcamos que tenemos miedo. No le ten­gamos miedo al miedo.

Miedo significa que estás avanzando, porque el miedo es el compañero de los conquistadores. El miedo indica que estás haciendo algo nuevo, que estás saliendo de tu comodidad y estás aceptan­do un desafío nuevo para tu vida. Cada desafío nos permitirá dar un paso más grande que el que ya dimos, nos introducirá en aquellos lugares que nunca pisamos, nos hará hablar y hacer lo que nunca hicimos. Avanzar no significa no tener miedo, sino ir hacia lo nuevo a pesar de los te­mores que podamos sentir y saber que con o sin miedo seguiremos adelante. Y para vencer el miedo, el primer paso es aprender a reconocerlo, ponerlo en palabras y hablar de todo aquello que nos despierta temor. Sólo reconociendo los mie­dos que tenemos podremos superarlos.

4. Aprendamos a mirar al miedo a los ojos.

Tú enfrentas tu miedo, cuando miras a tu miedo a la cara, este empieza a achicar­se hasta que se hace hormiga y, entonces ahí, lo puedes matar. Miremos a nuestros miedos de fren­te, no los tapemos. Si huyes de ellos, te acompaña­rán toda la vida. Enfréntalos y, cuando lo hagas, te darás cuenta de que ese gigante no era tan grande, ni tan poderoso como te lo imaginabas.

Extracto del libro “Emociones Tóxicas”

Por Bernardo Stamateas

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre