Artículos Para Líderes – Una Persona Influyente… Reproduce a Otros Influyentes 1

 

Al comienzo de esta obra, relatamos acerca de las personas influyentes, específicamente aquellas que impactaron nuestras vidas; gente como Glenn Leatherwood, que fuera maestra de escuela dominical en el séptimo grado, y Jerry y Patty Beaumont, que ayudaron—los pusieron bajo sus alas—a Jim y a Nancy cuando Eric nació. Nuestras vidas han estado llenas de maravillosas personas influyentes. Pero el valor principal que nos añadieron es que no solo nos influyeron, sino que también nos convirtieron en personas influyentes. En el caso de John, su padre, Melvin Maxwell, lo moldeó más, ayudándolo a convertirse en un excelente líder. Y en el de Jim, ese lugar probablemente lo ocupe Rich DeVos:

Crecí en una gran familia. Tuvimos mucho amor, aunque no había tanto dinero. Los puntos de vista políticos y económicos de mi padre eran bastantes liberales, y su consejo fue que fuera a la universidad y obtuviera un buen empleo. Pero cuando estaba en mis veinte años de edad, escuché por primera vez a Rich DeVos, y quedé embelesado. Me presentó todo un nuevo paradigma. Habló acerca de la libre empresa, la dignidad del individuo, los sueños, la libertad, y un «capitalismo compasivo». También habló de su fe en Dios, y animó a las personas a vivir con integridad y pasión. Jamás escuché una filosofía que fuera tan razonable como este sencillo mensaje de logros personales. Cambié para siempre.

Hoy, por supuesto, Rich DeVos es uno de los empresarios más influyentes del mundo. Es fundador y antiguo presidente de Amway, empresa comercializadora mundial; dueño del equipo de baloncesto Orlando Magic; presidente de Gospel Films (Películas Evangélicas), y de la Fundación DeVos; hombre muy solicitado para asesorar en materia de negocios a presidentes y otros líderes influyentes. Jim lo admira como líder y mentor, y a través de los años, ha llegado a ser su amigo.

Rich DeVos entiende lo valioso de levantar líderes, personas dispuestas a llegar a ser influyentes por derecho propio. En cierta medida, enseñarles a otros a convertirse en líderes es como entregar el «testigo» en una carrera de relevo. Si usted corre bien pero no puede pasarle el testigo al otro, pierde la carrera. Pero si corre bien, recluta, entrena a otros corredores buenos, y aprende a entregar el testigo con facilidad, puede ganar. Y en lo que a la influencia se refiere, puede realizar ese proceso varias veces, y multiplicar su influencia de manera increíble.

 

El Poder de la Multiplicación.

En el trabajo con personas que hacemos juntos, hemos tenido que aprender a entregar el testigo. Jamás habríamos podido alcanzar el éxito de no hacerlo. Y ahora queremos dárselo. Si se ha movido con éxito a través del proceso de la influencia, ha aprendido cómo correr la carrera. Entendió cuán importante es que modele integridad. Aprendió a motivar a las personas sustentándolas, confiando en ellas, escuchándolas, y comprendiéndolas. Comprendió que las personas realmente crecen solo cuando usted las dirige. Hay que ampliarlas, navegar con ellas a través de las dificultades de la vida, conectárseles, y fortalecerlas.

Ahora mismo, corra la buena carrera. Y si ha dirigido a otros, ahora también los tendrá corriendo. Pero es tiempo de pasar el testigo, y si no se lo pone en las manos, se acaba la carrera. No tendrán razón alguna para seguir corriendo, y el impulso morirá con ellos.

Por eso es que la fase reproductiva, al convertirse en una persona de influencia, es tan significativa. Considere algunos de los beneficios de crear líderes en su organización que puedan no solo seguirle sino también influir a otros y levantarlos.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Seamos Personas de Influencia”

Por John C. Maxwell

Lee Una Persona Influyente… Reproduce a Otros Influyentes 2

Lee Una Persona Influyente… Reproduce a Otros Influyentes 3

Lee Una Persona Influyente… Reproduce a Otros Influyentes 4

Lee Una Persona Influyente… Reproduce a Otros Influyentes 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre