1. Dígalo con mímica

Una captación que con seguridad llamará la atención de la clase involucra una “dramatización” no-verbal. Al inicio de la clase, sin haber hablado ninguna palabra, y con todos en la expectativa de que la lección empiece, el maestro comienza a dramatizar silenciosamente los eventos principales de la historia, una aplicación de la historia o, como normalmente es hecho en “dígalo con mímica”, una frase o palabra clave de la clase que él quiere que los alumnos graben.

En este último caso, el maestro (o algún miembro escogido de la clase con anticipación) debe señalar con los dedos cuántas palabras en la frase y/o cuántas sílabas en la palabra. Puede dramatizar la palabra en sí o partes de la palabra (sílabas) hasta que alguien adivine la frase correctamente. 

  1. Mini dramas

Una de las mejores maneras de captar la atención y enfocar el tema de la clase junto con su aplicación es por medio de una corta dramatización. Puede ser seria o chistosa, con o sin diálogo, con o sin introducción. Un grupo de alumnos debe ser reclutado con anticipación y orientado por el maestro. El mini drama debe construir un puente para la clase, destacar su idea central, levantar un problema que será resuelto o sugerir una aplicación de lo que será enseñado. Debe ser corto, objetivo, fácil de presentar, con el mínimo de preparación posible. Los mini dramas también sirven para dinamizar una parte de la materia que tiene la tendencia a ser desgastante. Por ejemplo, en nuestras clases sobre el libro de Proverbios 1 al 9 el impacto es mucho mayor cuando grupos de alumnos representan su contenido en mini dramas, que cuando el maestro enseña sobre el valor de la sabiduría capítulo tras capítulo. Otros ejemplos de mini dramas utilizados para introducir o dirigir una clase:

Un mini drama mostrando trabajadores siendo “displicentes” mientras el patrón está fuera, pero trabajando duro cuando él está vigilando el trabajo (Colosenses 3:22-4:1)

Un mini drama mostrando la figura del hombre “macho” de acuerdo al modelo del mundo (conquistador de mujeres, fumador, violento, etc.) en contraste con la definición bíblica de la verdadera masculinidad (1 Pedro 3:7)

Un mini drama burlándose y ejemplificando las excusas que las personas dan para no evangelizar

Un mini drama mostrando formas en las cuales los niños no obedecen ni honran a sus padres 

  1. Estudio de un caso

El estudio de un caso requiere que se formule una situación verdadera en la que se presenta un problema a ser solucionado por los alumnos. El problema debe presentar una necesidad o crear un dilema, cuya respuesta se encontrará en la lección.

El “caso” puede ser contado, leído, o hasta filmado y presentado a los alumnos. Se pueden formar grupos pequeños para sugerir una respuesta o hacer una “lluvia de ideas” mientras el maestro anota las reacciones del grupo en la pizarra.

En el transcurso de la lección o al final, debe volver al estudio del caso para resumir la respuesta bíblica a lo sucedido.

Extracto del libro “101 Ideas Creativas para Maestros”

Por David Merkh y Paulo França

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre