Sigue estos sencillos pasos, pero recuerda que la obra la hace el Espíritu Santo. Prepárate para que Él te use en santidad y autoridad.

1. Muéstrale su NECESIDAD de salvación.

No todas las personas van al cielo. Nadie es lo suficientemente bueno como para ir. El resultado del pecado es la separación eterna de Dios. (Romanos 3:23; Apocalipsis 21:27; Juan 8:21,24.)

2. Muéstrale el CAMINO de la salvación.

Es un regalo gratuito porque el Señor Jesús tomó nuestro lugar en la cruz. Murió por nuestros pecados, fue sepultado y volvió a vivir. (Juan 3:16; Efesios 2:8; 1 Corintios 15:3,4.)

3. Guíalo a RECIBIR el regalo de la salvación.

Esto lo hará al creer en el Señor Jesús como su Salvador personal. (Juan 1:12; Apocalipsis 3:20.)

4. Utilizando la Palabra de Dios, muéstrale la SEGURIDAD de su salvación. (Juan 3:36; Hebreos 13:5.)

5. Anímalo a CONFESAR a Cristo.

Este primer testimonio puede ser presentado a otro maestro, más tarde a sus amigos y, cuando las circunstancias lo permitan, en un culto de la iglesia. (Mateo 10:32).

Tomado de LAPEN (Liga Argentina Pro Evangelización del Niño)

6 Comentarios

  1. Soy coordinadora infantil de mi iglesia, estos devocionales han sido de mucha bendiciòn para el ministerio y las maestras que lo conformamos. Muchas gracias Dios les continue bendiciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre