1. Escudo

De la misma manera como un “escudo familiar” resume algunas características y otros datos sobre una familia, el “escudo” en la enseñanza sirve para resumir lo que el alumno aprendió en una clase o en un semestre.

Cada alumno debe dibujar en una hoja de papel un escudo que servirá como escudo de armas. Debe ser dividido en cuatro partes con una línea vertical y horizontal formando una cruz. En cada cuadrado el alumno debe colocar figuras, dibujos, y otros símbolos que representan lo que él notó como lo más destacado de la clase.

Después que todos hayan completado su escudo, deben mostrarlos y explicar el significado de cada detalle. El maestro puede guardar los mejores, o hacer una exhibición de todos en un día especial. 

  1. Evaluaciones y pruebas

La forma clásica de hacer una recapitulación de una materia es a través de evaluaciones y pruebas. Desgraciadamente la mayoría de los maestros no explotan esa excelente técnica de la mejor forma posible. Por ejemplo, muchas veces la corrección de la prueba es hecha por el maestro, mucho tiempo después de la clase, sin devolución de la prueba y sin corrección de los errores por el alumno. Lo ideal en términos de la utilización de la prueba como forma de recapitulación es que los propios alumnos corrijan la prueba inmediatamente después de hacerla, y que corrijan sus errores.

Una creatividad más grande en la elaboración de pruebas y exámenes también despertará un aprendizaje más grande en los alumnos. A continuación, hicimos una lista de algunas ideas para variar el tipo de evaluación o prueba dada por el maestro:

  • Entrevista personal
  • Presentación oral
  • Recitado
  • Testimonio personal (sobre aprendizaje en el semestre)
  • Crucigramas
  • Asociación (relacionar conceptos y definiciones)
  • Línea del tiempo
  • ¿Qué está mal? (Corrige la historia)
  • Verdadero/Falso
  • Ensayo
  • Llenar el espacio
  • Estudio de Caso (problema-solución)
  • Paráfrasis de texto
  • Examen “libro-abierto” 
  1. Preparar una prueba

Muchos maestros tienen una lucha muy grande para elaborar una prueba apropiada que realmente cubra la materia. ¿Pero, por qué no pedir que los propios alumnos preparen la prueba?

Ese ejercicio obliga el alumno a lidiar con toda la materia, y de forma creativa. Deben preparar una prueba junto con las respuestas. Algunos maestros han usado esa tarea en vez de un examen final, pues acaba produciendo el efecto deseado —una buena recapitulación de toda la materia. 

  1. Ahora le toca a usted

Esta técnica funciona bien cuando los alumnos creen que ya saben todo sobre una historia, y necesitan ser desafiados a considerar nuevos ángulos y nuevas lecciones.

El maestro debe explicar que la historia será contada en relevos. Empieza contando la historia de la lección bíblica con mucho detalle e imaginación “santificada”, pero de un momento a otro para en la mitad y le da una palmadita en el hombro a algún miembro de la clase. Esa segunda persona tiene la responsabilidad de continuar la historia exactamente donde el maestro terminó, incrementando más detalles y avanzando la historia hasta el punto en que también para y toca a otro, que a su vez hace lo mismo. Continúa hasta terminar la historia.

Al terminar, el maestro debe corregir detalles equivocados y/o dirigir una discusión sobre los eventos y principios que la historia enseña.

Extracto del libro “101 Ideas Creativas para Maestros”

Por David Merkh y Paulo França

1 Comentario

  1. Hola

    He leido este material y me ha parecido extraordinario, despues de muchos años de no servir iniciare con los preadolescentes, este material me ha emocionado y estoy deseando iniciar mi camino con ellos.

    Bendiciones!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre