Continuemos.

Algunas Opresiones Demoníacas sobre los Padres que Pueden Oprimir a los Hijos.

A. Maldiciones generacionales. Esto incluye ocul­tismo, brujería, adicciones de todo tipo, ansiedad, preocupación, depresión, problemas mentales, suicidio, prácticas sexuales ilícitas, religiosidad, rechazo, enfermedades y alergias.

B. Opresiones causadas antes de ser salvos. Aparte de las maldiciones hereditarias, los niños pueden venir a ser oprimidos por causa del pecado de sus padres antes de ser salvos. Si a los padres no se les ha ministrado liberación cuando fueron salvos, tales actividades demoníacas pasadas pueden in­fluenciar a sus hijos en el presente.

C. Posesiones de la familia con un origen satánico. Algunas veces, los padres tienen objetos religiosos, videos y revistas pornográficas, videos de terror y violencia, dragones, películas con escenas de violencia, entre otros. Inclusive, algunos juguetes que los padres compran a sus hijos, tales como: power rangers, pokemon, tortugas ninja y otros más. Todos estos objetos deben ser desechados.

¿Cómo Ministrar Liberación a sus Hijos?

Nunca use la palabra demonio cuando le está hablando a los niños acerca de sus problemas, use términos tales como: «influencias espirituales» o «las malas cosas que vinieron en la familia que pueden arruinar su vida». Evite causarles temor. Si usted ora por liberación, primero tome tiempo para sentarse y hablar con cada niño acerca de lo que va a pasar o suceder.

Pasos Para Orar por los Niños.

¿Quién debe orar por los niños? Cada padre, siempre y cuando haya sido liberado primero. Los padres tienen más autoridad para orar por sus hijos que cualquier otra persona, porque son su cobertura espiritual.

¿Cómo orar por ellos? Ponga las manos en la frente o la cabeza del niño. Si el niño es mayor de cinco años, llévelo a renunciar y orar firmemente. Si el niño no quiere cooperar o renunciar, ore usted mismo y ocurrirá la liberación.

¿Por qué orar? Escriba una lista de problemas obvios que el niño tiene, tales como: problemas hereditarios, adicciones, problemas mentales, rechazo. Usted debe orar así: «Espíritu de ira te ordeno que sueltes a mi hijo en el nombre de Jesús». «Espíritu de rechazo te ordeno que te vayas de mi hijo en el nombre de Jesús». Nómbrelos uno tras otro.

¿Qué hacer en la oración? Simplemente, háblele naturalmente al Señor y déle gracias por Su obra completa en la cruz del Calvario. Déle gracias porque vino a destruir las obras del diablo y en el nombre de Jesús, ate y eche fuera todos los espíritus que tiene en su lista.

Recuerde que, es más fácil echar fuera demonios de los niños que de los adultos, debido a que por su corta edad, no están tan arraigados como en los adultos.

¿Qué Hacer Finalmente?

1. Limpieza. Continúe con sus manos sobre el niño y pídale al Señor que limpie cada parte de la personalidad de él, en la cual el demonio ha persistido. Esto incluye su mente, su corazón, su voluntad, las partes del cuerpo, particular­mente las áreas sexuales, el sistema respira­torio o, en algunos casos, el pecho.

2. Llenura. Pida al Señor que llene al niño con su amor, con su presencia y con su paz.

3. Sanidad. Aprópiese de la sanidad física, especialmente, de aquellas partes del cuerpo que hayan sido afectadas.

Es importante orar continuamente por los niños. Recuerde que, ellos son más susceptibles en las áreas espirituales y tienden a absorber lo espi­ritual más rápidamente que cualquier adulto. Al entender esto en forma precisa, comprenderá que ellos necesitan continua orientación en la palabra de Dios y el toque de la presencia de Dios.

Extracto del libro “Sanidad Interior y Liberación”

Por Guillermo Maldonado

8 Comentarios

  1. Bendiciones Apóstol Guillermo, desde Guatemala oramos para que Dios siga usandolo en gran manera, despues de este tema he recibido una maravillosa revelación de lo que Dios quiere hacer en las distintas familias de este siglo…Gracias.

  2. muchas gracias Apostol, soy de su cobertura, por el Apostol Aurora murgas de la iglesia casa de oracion Dibulla- guajira, y ha sido usted una gran bendicion en nuestras vidas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre