libresDevocional Diario – ¡Libres! 4

 

 

10. Libre del Maltrato

Hay diferentes tipos de maltratos. Quizás lo sufriste en alguna de las siguientes formás:

Abuso físico: golpes que te dejaron moretones, cicatrices, etc.

Abuso sexual: cualquier contacto sexual que a un adulto haya tenido con vos cuando eras niño (incluye manoseo, exhibición, etc.

Abuso emocional: se burlaron de vos, te insultaron, te despreciaron, te aménazaron, te criticaron, etc.

Abandono físico: No te dieron suficiente alimento, vestido higiene, protección, medicina, etc.

Abandono emocional: Tuviste ausencia de caricias, de palabras tiernas, pásate desapercibido ante tus padres.

Testigo de violencia: Viste discutir con violencia a tus padres.

¿Que ha producido esto en tu vida?

  • Extremada falta de confianza en vos mismo.
  • Necesidad de llamar la atención, sobresalir.
  • Inseguridad, culpabilidad, temor depresión.

Isaías 43:4.  Dios dice que vos sos de gran estima, que sos honorable. Que Él te ama y que para Él vales tanto que está  dispuesto a dar hombres y naciones por tu vida.

Oración: «Señor, Tu amor me sana. Tu aceptación me libra de la inseguridad,  de la culpa, del miedo, de la depresión, de la falta de autoestima. Recibo libertad en Tu presencia».

 

11. Libre de la Atadura Sexual

Como nunca estamos frente a una oleada de libertinaje sexual. ¿La sociedad  es más libre o más esclava que antes? Sin lugar a dudas el desenfreno sexual nos está hablando de una profunda insatisfacción que hay en esta área en gran parte de la población. Y esto se debe a profunda heridas que han atado la sexualidad:

1 de cada 4 niñas y 1 de cada 7 niños han sido abusados sexualmente.

El 80% de estos casos se producen en el propio hogar.

En primer lugar es el propio padre el que abusa sexualmente. En segundo lugar el abuelo. En tercer lugar un tío o un hermano.

 Siempre que hay contacto sexual entre un menor y un mayor hubo violación (Cuando se ejerció violencia) o abuso (cuando se lo sedujo). El adulto siempre es el responsable, aun cuando el menor haya “consentido”.

Quizás tuviste alguna experiencia negativa en este sentido y te sentiste profundamente avergonzado. A lo mejor no pudiste contárselo a nadie. O quizás se lo dijiste a tus padres y te echaron la culpa a vos. Y aunque vos no tuviste culpa alguna, el diablo ato tu sexualidad. No podés disfrutar de ella. Quizás estás casado, pero te sentís igualmente insatisfecho. 

La Biblia alienta a disfrutar dentro del matrimonio de la sexualidad. Pablo da algunos consejos en 1º Corintios 7:3-5.

Oración:   «Señor, dame libertad de toda atadura en mi sexualidad (en caso que hayas tenidos experiencias traumáticas en la infancia o adolescencia, contárselas al Señor, buscando su consuelo)».

 

12. Perdonando para Ser Libre

Es muy probable que hayas tratado de olvidar algunos episodios tristes, pero más que olvidar te endureciste para “no sufrir más”. Dios puede hacer algo que ningún medico o psicólogo puede dar: sanar tu herida. Ya estás experimentando a Dios en tu vida. El te ha escuchado como nadie antes, El te ha consolado, más aun, El te está sanando. ¿No será un buen momento para perdonar a quienes te hicieron tanto daño?

Probablemente vos estés pensando: “¡Yo ya perdone¡” Pusiste fuerza de voluntad, pero como la herida no estaba sanada, no pudiste expresar el amor hacia la persona que te lastimo. ¡Este es el momento de soltar bendición sobre la persona que te ato¡

Mateo 6:14-15 (Memorizarlos). Claramente dijo Jesús que solamente si perdonas serás perdonado.

Quizás pienses: “esa persona no merece la bendición de Dios”. Pero nadie la merece. Y sin embargo Dios te ha perdonado ¡Por eso te pide que obres de la misma manera con los demás!

Oración: «Señor, gracias porque ahora soy libre para perdonar. Perdono a (mencionar los nombres). Los bendigo en Tu nombre y me voy a alegrar cuando vea en ellos Tu bendición por gracia. Amén».

Por Pastor Aldo Martín

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre