Devocionales Diarios – Conquistar lo que Nos ha Sido Dado 2

 

Pasaje clave: Jueces 2:10-16.

Continuemos.

4. Pérdidas espirituales por NO conocer a Dios.

A. vs.12-13. “Dejaron a Dios… se fueron tras otros dioses… a los cuales adoraron…”.

La pérdida en lo espiritual libera el poder del pecado y activa nuestros deseos carnales que buscan saciarse de todo aquello que no es Dios.

Cuanto menos tiempo estoy con Dios más tiempo estaré pensando, hablando y haciendo cosas que no son de Dios.

Cuanto menos tiempo pase en comunión con Dios mayores serán las tentaciones y mayores serán las caídas.

Cuanto menos tiempo esté con el Señor, menos poder espiritual tendré y más débil seré para decir NO a las propuestas del diablo: alcohol, drogas, sexo, violencia, críticas, celos, enojos, rencores, dudas, reproches, rebeldías, trampas, engaños, mentiras, etc.

 

B. vs.12 y 14. “Provocaron a ira a Jehová… Se encendió el furor de Jehová…”.

La pérdida en lo espiritual también libera la ira y el juicio de Dios contra nuestras decisiones y actitudes pecaminosas y rebeldes. Dios es nuestro Padre, nos ama profundamente y nos tiene una enorme paciencia, pero Él me disciplinará por mi pecado si vez tras vez vuelvo a él, y vuelvo a él, y vuelvo a él.

Dios siempre me perdona, pero deberé enfrentar las consecuencias del pecado y de mis decisiones equivocadas.

 

C. vs.14. “Los entregó en manos de robadores que los despojaron…”.

La pérdida en lo espiritual acarrea despojo y esclavitud. La vida, cuerpo, mente y emociones, es conquistada y esclavizada. Lo que no conquisto (rechazándolo en el nombre de Jesús y no participando de eso) me conquista. Todo aquello sobre lo que pierdo el control y la autoridad, me domina y esclaviza.

Si pierdo autoridad sobre mis manos terminaré haciendo con ellas lo que no debo, tocando lo que no debo tocar, agarrando lo que no debo agarrar o maltratando lo que no debo maltratar.

Si pierdo autoridad sobre mis ojos miraré todo aquello que no debo mirar.

Si pierdo autoridad sobre mis pensamientos y palabras, pensaré y hablaré todo aquello que no debo pensar ni hablar.

Y podríamos seguir con el dinero, con la bebida, con los sentimientos y con todas las cosas. Todo lo que no conquisto poniéndolo bajo la autoridad de Dios, tarde o temprano me conquistará a mí.

 

5. Satanás viene a robarnos nuestro tiempo con Dios.

Vs.14. “Los entregó en manos de robadores…”.

Lo más poderoso que tenemos es nuestro tiempo con Dios. Ahí recibimos poder, palabras de autoridad y bendición. Ahí entramos en una nueva dimensión espiritual. Satanás lo sabe y procurará robarnos ese tiempo para que no estemos con Dios.

Pero, ¿cómo nos roba nuestro tiempo con Dios?

¿Cómo me roba mi hambre por el Señor?

Lo hace de una manera muy, muy simple: Me distrae con otras cosas.

Entonces empiezo a ir y a venir de un lado para otro, haciendo esto y aquello, y cuando me quise acordar, se me fue el día y no estuve con Dios. Me llene de un montón de cosas (TV, preocupaciones, conversaciones improductivas, visitas inútiles, Internet, etc.) que me sacaron el verdadero apetito espiritual. Satanás me robó, pero yo se lo permití.

Lo más valioso que tenemos es nuestro tiempo personal con Dios. Estar con el Señor es lo más importante. No permitamos que nada ni nadie nos robe este tiempo, porque cada día que pasemos sin estar con Él nos hará más débiles y vulnerables. No lo permitamos, porque con el Señor somos conquistadores.

(CONTINÚA…)

Por Edgardo Tosoni

Lee Conquistar lo que Nos ha Sido Dado 3

2 Comentarios

  1. Hola Solange. ¡¡Bienvenida!! Entonces… ¡adelante!!! Tomá nuevamente el control de tu vida y recuperá tu relación personal con el Señor. ¡Podes hacerlo!!!!!

  2. hola!! Dio te bendiga la verdad que este devocional dice exactamente lo que me esta pasando.. estoy dejando que el diablo me robe mi timpo con Dios.. me estoy dejando conquistar por lo malo…!!1 me estoy volviendo cada vez mas debil!! pero esta palabra me anima

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre