Devocionales Cristianos – Amor por los Perdidos

 

Pasaje clave: Mateo 10:6.

 

En una oportunidad, el Pastor Eduardo Lorenzo, fallecido en noviembre del año pasado, me dijo: “El ejemplo no es la mejor manera de enseñar, es la única”.

En Marcos 5:1-20 vemos cómo Jesús llevó a sus discípulos al otro lado, a un lugar al que no estaban acostumbrados, o un lugar al que no querían ir porque sentían el rechazo de los de Gadara.

El enfrentamiento no era menor, ya que los gadarenos eran una tribu bajo maldición por haber cambiado su destino profético para criar y comerciar cerdos, que era un animal prohibido por Dios. Esto abrió una puerta para que entraran las maldiciones generacionales.

Jesús decidió ser el ejemplo para sus discípulos de cómo amar y liberar a los oprimidos; se presentó para romper estructuras que condicionaban a sus discípulos, y liberarlos para que rindieran al máximo en el aérea de amar al prójimo y ganar almas.

Jesús liberó al endemoniado y destruyó los cerdos que eran la fuente de la maldición, y empezó a darles el ejemplo de cómo amar y formar un discípulo, al limpiar, vestir y sentar a su mesa al gadareno.

Cuando Jesús y sus discípulos fueron expulsados, el gadareno quiso seguirlos y Jesús le dio la orden de volver a los suyos. En el camino provocó un avivamiento a diez ciudades. Una persona restaurada interiormente y que obedece las órdenes de Dios, rinde al máximo en las cosas del Reino de Dios, porque ya no tiene nada que limite su potencial.

El que fue sanado y liberado por el amor de Dios, no debe olvidarse de esto, para poder amar a los perdidos como Jesús lo amó.

 

Aplicación Práctica.

Tómese un tiempo para analizar si a su alrededor hay personas que esperan una palabra de bendición y apoyo, y por prejuicios personales o barreras generacionales o sociales, aún no se ha acercado a ellas. Tome la decisión de aproximarse y transmítale todo el amor de Dios.

 

Motivos de Oración.

1. Señor, que mi vida pueda ser un ejemplo de amor por los perdidos.

2. Señor, que podamos como congregación encontrar a aquellos perdidos que se transformarán en avivadores de nuestra ciudad.

3. Señor, que como Iglesia podamos ser más sensibles a quienes verdaderamente necesitan el amor de Dios.

Extracto del libro “40 Días de Ayuno, Oración y Renovación Personal”

Por Antonio Zaiek

Lee Herencia Generacional

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre