UNA LISTA DE TEMAS PENDIENTES

Pendientes. ¿Tiene una lista de pendientes? Cosas que están esperando resolución, eso es lo que son los pendientes. El otro día pudimos terminar uno que llevaba dos años… cuando me lo comunicaron exclamé contento: Puedo tacharlo de mi lista de pendientes.

Ahora ¿qué pasa cuando es tu vida la que está pendiente? Cuando alguien ha puesto en pausa tu vida. Cuando hay asuntos sin resolución que llevan años… este es el pensamiento de hoy.

Hch.24:27. Pasaron dos años así, y Félix fue sucedido por Porcio Festo. Y, como Félix quería ganarse la aceptación del pueblo judío, dejó a Pablo en prisión.

Pablo está retenido injustamente hace dos años en un prisión romana por una calumnia de los líderes judíos. Y hace dos años que su vida está pendiente. La escritura claramente relata que ha caído en una grieta, esos espacios legales, donde todo se demora. Se nos cuenta además que están buscando el soborno, que Pablo o su entorno se pongan nerviosos y que entreguen una suma de dinero para “acelerar” el trámite.

¿Qué pasará cuando el otrora ciudadano del mundo emerja de esa prisión? ¿Cómo reaccionará durante ese tiempo? Los pendientes te llevan a cuestionar tu fe, lo que creíste, en lo que confiaste, lo que declaraste… ¿Cómo saldrá Pablo de esa prisión?

La historia nos cuenta que Pablo emergió de esa prisión con un poderoso testimonio y una declaración de fe: Pablo contestó: —Sea en poco tiempo o en mucho, le pido a Dios en oración que tanto usted como todos los presentes en este lugar lleguen a ser como yo, excepto por estas cadenas (Hch.26:29)

Me inquieta saber cómo se puede mantener uno “en estado”, sin claudicar, sin temer, como puedo esperar pacientemente, como puedo no entrar en pánico… Si Pablo fue coherente con lo que escribió creo que estas cuatro cosas lo mantuvieron vigente a pesar de que su libertad estaba pendiente.

  1. Confiar en la bondad de Dios.
  2. Descansar en la seguridad del propósito.
  3. Entender que Dios cumple lo prometido.
  4. Toda circunstancia se puede soportar en Dios.

¿Te sientes olvidado en un rincón oscuro? ¿Piensas que lo mejor de tu vida quedó detrás? ¿Te han puesto “a pensar” y no sabes por qué? Bienvenido al club!!! Al club de los prisioneros de esperanza. Aquellos que estamos con pendientes en nuestra vida… aguardando que la espera acabe… pero cuando eso por fin ocurra emergeremos con una fe vigorosa, con una convicción más profunda y con sueños mayores que los que teníamos. Las celdas no nos domarán, ni los Félix o Porcio Festo podrán con nosotros…  “en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó” (Ro 8:37)

Si miraras con atención notarás que en esta prisión aparte de Pablo, estuvo Abraham, José, Moisés, David… distintos tiempos de espera, pero todos con pendientes. ¡¡¡Así que animo!!! Aquí se alojaron los grandes… eso al menos nos sube de categoría. Es un club elite.  Hoy es un día para los prisioneros de esperanza. Haremos una marca más en la pared, confiando que en algún momento esa puerta se abrirá y entonces lo que hemos esperado ocurrirá. Tengo tanta paciencia, como fe y conozco tanto Su Bondad como Su Poder. Hoy solo me basta oírlo decirme:

¡Regresen al refugio, ustedes, prisioneros, que todavía tienen esperanza! Hoy mismo prometo que les daré dos bendiciones por cada dificultad (Zac.9:12).

Por Daniel Cattaneo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre