Devocionales Cristianos – Cómo Dejar un Legado

 

«Y Josué hijo de Num fue lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él, y los hijos de Israel le obedecieron, e hicieron como Jehová mandó a Moisés» (Deuteronomio 34:9).

Cuando hablamos de dejar un legado, nuestros primeros pen­samientos son: «¿Será que nos estamos poniendo viejos?», «¿será que ya tengo que pensar en que nos releven?»

La primera gran revelación que vino a mi corazón cuando co­mencé a leer La Biblia, con 29 años, tres hijos y una vida destruida, fue Marcos 16: «Id por todo el mundo y haced discípulos». El Señor me llevó desde muy joven a considerar la obligación que tenemos de dejar legados conforme a lo que hemos recibido de parte de Dios. Por lo tanto, esta no es una reflexión solo para mayores sino para todo cristiano responsable y comprometido.

Un legado es todo aquello que una generación anterior le tras­mite a la nueva generación en forma material o inmaterial. En general se usa para designar todo lo que pasa se trasmite de una generación a otra de manera abstracta, inmaterial como por ejemplo actitudes, talentos, habilidades, valores, costumbres, pensamientos, tradiciones, religiones, pasiones, gustos, virtudes, defectos, etc.

Por eso es tan importante pensar en cómo estamos vivien­do nuestra vida de fe, cómo estamos llevando nuestro ministerio 40 días de ayuno, oración y renovación personal 2012, adelante, ante Dios primeramente, y luego ante mis hijos y los discípulos de la iglesia.

Quisiéramos compartir algunas preguntas que nos ayuden a meditar en este tema:

  • ¿Cómo reaccionamos ante las circunstancias difíciles que la vida nos presenta?
  • ¿Cuáles son las costumbres, buenas o malas, que habitualmente tenemos?
  • ¿Cuáles son las tradiciones que nos fueron legadas? ¿Qué dice Dios al respecto?
  • ¿Mis pensamientos religiosos son conforme a las Sagradas Escrituras, o son doctrinas de hombres que tuercen la verdad?
  • ¿Hacia dónde están orientados mis pasiones, mis gustos, mis virtudes?
  • ¿Cuáles son mis valores respecto de la moral, el dinero, la fidelidad a Dios, a mis líderes, a la Iglesia?

Esto es algo que necesitamos revisar, ya que irremediablemen­te no solo les estaremos legando a nuestros hijos y discípulos bie­nes materiales.

Proverbios 19:14 dice: «La casa y las riquezas son herencia de los padres».

Leemos en Isaías 59:21: «Y este será mi pacto con ellos dijo Jehová. El Espíritu mío, que está sobre ti y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tus hijos, ni de la boca de los hijos de tus hijos, dijo Jehová, desde ahora y para siempre».

Cuando Moisés se quejó a Dios debido a la carga que tenía por su pueblo, por momentos rebelde, recibió la instrucción de reunir a setenta varones para delegar la unción que estaba sobre él. El patriarca hizo lo que Dios le mandó y sucedió algo maravilloso. Dios tomó de lo que había en él y lo legó, lo puso sobre los setenta para que profetizaran, predicaran y continuaran con la obra.

Números 11:25 dice: «Entonces Jehová descendió de la nube, y le habló y tomó del espíritu que estaba en él y lo puso en los setenta varones ancianos y cuando posó sobre ellos el espíritu, profetizaron y no cesaron».

De manera que oremos a Dios para que todo lo malo que nos fue legado por generaciones pasadas, y sus consecuencias, ahora mismo sea cortado de nuestras vidas, sobre ello aplicamos el po­der de la sangre de Cristo y nos declaramos libres.

Asimismo pidamos a Dios la sabiduría para vivir dejando lega­dos de bendición a los que vienen después de nosotros. Que nues­tras actitudes, costumbres, talentos, habilidades, valores, gustos y virtudes sean todos conforme a La Palabra de Dios.

 

Motivos de Oración.

  • Señor, que en este tiempo de ayuno y oración poda­mos delegar una unción pura y poderosa a nuestros hijos, a nuestros discípulos y a quienes busquen de ti.
  • Señor, renunciamos a todo legado de maldición que hemos recibido sobre nuestra vida.
  • Señor, bendecimos a las futuras generaciones y decla­ramos bendición sobre ellas.

 

Acción Práctica.

En oración, decide cuál es el legado que esta misma semana quieres dejar en las personas que te rodean. Piensa de qué manera puedes llevarlo a cabo y hazlo.

Extracto del libro “40 Días de Ayuno y Oración 2012”

Por Noemí y Francisco Bazán

Salta

Lee Arreglemos las Cuentas del Pasado

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre