Cada vez más gente en EE.UU. decide que vivir una vida plena no necesariamente significa tener hijos, y ponen sus prioridades en el trabajo y en la vida personal. Es el tema de portada de la última edición estadounidense de la revista ‘Time’.

Mientras la medicina moderna inventa formas de permitir tener niños a parejas que tienen problemas de fertilidad, más personas optan cada vez más por no tenerlos nunca. Entre los años 2007 y 2011 la natalidad en EE.UU. bajó un 9%, señala ‘Time’ en su reportaje ‘Tenerlo todo menos niños’ (‘Having it all without having children’). Ahora una de cada 5 mujeres vive sus años fértiles sin concebir, comparado con los años 70 en los que se daba en una proporción de una de cada diez, cita el reportaje los datos de la agencia de encuestas Pew Research.

Dios les mandó a los integrantes de la familia a fructificar. Tener hijos nos libera de levantar una casa con egoísmo. No podemos vivir para nosotros mismos.

Este es un tema sensible. Muchas personas que no han quedados embarazados pueden sentirse doloridos. Pero lo que estoy diciendo es que se niegue a no multiplicarse en alguien. Si usted no tiene hijos propios siempre puede adoptar y hacer a alguien propio, siempre se puede mentorear. No se quede sin hijos. Pablo aparentemente no los tenía por eso adoptó a Timoteo, a Tito. Adopte gente.

Tener hijos es saludable. Por ello Dios, siendo Dios, creo, fructificó.

La fructificación no solo tiene que ver con tenerlos, sino con criarlos, educarlos y proyectarlos para que ellos alcancen sus propósitos. Por eso siempre hablamos de procreación responsable. Especialmente a los varones que muchas veces se divorcian de su mujer y de los hijos en común. Si la cosa no resultó con tu ex, no hay que olvidarse que somos padres para siempre.

Hay mujeres que inician una relación con un hombre con hijos y desean que los olvide. Si el hombre olvida sus cachorros, no tendrá problema en olvidarla a usted… La mayoría de las veces un buen padre es un buen partido.

Yo tuve una mamá, pero tuve una tía. Mi tía Elena no tuvo hijos pero ella me adoptó como hijo propio. Yo agradezco a Dios por ella. Ella se peleaba con las madres de la escuela que se venían a quejar de que yo hacía travesuras, me cubría el boleto del viaje a la facultad, en fin, ella me adoptó y yo lo agradezco. Sea una madre, un padre para alguien.

Oración: Señor, al edificar mi casa, la quiero libre de egoísmos. Por ello hoy vengo a fructificar en otros, me encargaré de no vivir solo para mí y los míos, sino ser un padre, una madre, un hermano para aquellos que viven en mi barrio y darles el amor y el cuidado que quizás los propios le negaron. En el nombre de Jesús, Amén.

Por Patricia y Daniel Cattaneo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre