Pasaje Clave: Y tomando Elías doce piedras, conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, al cual había sido dada palabra de Jehová diciendo, Israel será tu nombre (1 Reyes 19:31)

Lo primero que Elías hace es tomar 12 piedras, una por cada tribu de Israel. No lo hace por cábala sino porque sabe que un altar se construye con pacto. Elías quiere recordarse y traer a la memoria delante de Dios que hay un pacto.

Para construir una relación con Dios debemos tener un pacto con Él. Quizás esta idea sea nueva para usted y si es así, déjeme contarle que el pacto más impresionante que un hombre puede y debe tener con Dios es el pacto que estableció Jesús en la cruz. Allí Jesús murió por cada uno de nosotros a consecuencia de nuestros pecados y selló un pacto abierto para cada hombre que quiera adherirse a él.

Cuando un hombre o una mujer reconoce su necesidad de Dios, la necesidad de establecer un altar de relación con Dios va a lo que Jesús hizo en la cruz y acepta el perdón y la nueva oportunidad que se nos ofrece. A partir de ese momento tenemos con Dios un pacto de salvación y de vida nueva. Si no lo tienes hoy, te voy a animar a que te comprometas con Dios.

Para muchos, este pacto ya está suscripto y si es así, hay otros pactos que debemos también recordar como el pacto de servirle, de adorarlo, de vivir para Él. No importa que sean viejos, un altar está fundamentado en los acuerdos que hemos hecho con Dios y en los que Él ha hecho con nosotros.

Si queremos recuperar nuestra relación con Dios debemos celebrar pactos con Él. Estrecharle la mano a Dios y entablar una relación con el Señor, es abrazar un futuro de bendición.

”Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado (pacto), y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Cr.7:14)

Hoy hagamos un pacto con Dios…

Oración: Señor, quiero pedirte perdón por mis pecados y voy a la cruz de Cristo para que su sangre derramada cubra mis errores y hoy decido darte mi vida manchada a cambio de la vida limpia de Jesús en mí. Gracias. Amén.

Por Patricia y Daniel Cattaneo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre