cuidado-con-la-distraccionDevocional Diario – ¡Cuidado con la Distracción!

 

 

Pasaje clave: 1º Corintios 7:35.

 

Si un niño está jugando con algo que usted no quiere que juegue, ¿cómo lo podrá quitar de su mano? Si lo toma a la fuerza, llorará por horas. La mejor manera es distraer su atención con otras cosas interesantes. Mientras su atención esté desviada usted podrá retirar y esconder el juguete. Es exactamente de esta forma que el diablo nos tienta. Usa los anzuelos de la riqueza, de la fama o del placer para distraer nos y tomar, de nuestros corazones, la confianza en Dios.

¿Hemos nosotros permitido que el diablo nos distraiga con los placeres de este mundo? ¿El deseo de poseer muchos objetos y la vanidad de tornarnos famosos han sustituido, como prioridad, nuestra fe, amor y comunión con Dios?

El diablo sabe que nada puede proporcionar más alegría y dicha que estar en la presencia del Señor, adorar Su santo nombre, caminar bajo Su protección, tener pecados perdonados y el nombre escrito en el Libro de la Vida. Pero sabe también que las luces engañadoras de este mundo provocan un fascínio en la vida de aquéllos que no están aún firmes espiritualmente y es la oportunidad que él tiene de alejar a los hijos de Dios de Su maravillosa presencia.

Necesitamos estar atentos y seguros en las manos de Jesús.
Necesitamos colocar nuestras vidas en Su altar y pedir que no permita cualquier distracción. No queremos ser engañados de ninguna forma por las astutas artimañas de aquél que, ya derrotado, intenta también tirar nuestra victoria.

La victoria es nuestra por la sangre de Jesús. Queremos conservarla por toda la eternidad.

Por Paulo Barbosa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre