ESTAR ABIERTOS A LO NUEVO DE DIOS

El depresivo es rígido, cerrado: todo o nada. Cuando viene una crisis se quiebra porque siempre considera pocas opciones. El cerrado es rígido, cree que ya sabe todo y cuando es ministrado en Sanidad Interior, no cuenta, porque sabe todo; vive aferrado a los triunfos del pasado porque está cerrado a lo nuevo; escucha una nueva revelación de Dios y dice: «No es así porque nunca me lo enseñaron». Una mente cerrada tiene una normalidad equivocada.

Lo que pensás que es normal tiene que ser triturado por Dios porque tu vida siem­pre va a ir a lo que tu mente considera normal.

Si naciste y te criaste pobre y nunca tuviste dinero para comer, tu mente incor­poró como una normalidad ser pobre. Un día Dios te prospera y bendice, te da trabajo, pero tu mente siempre te trae a la pobreza, porque la normalidad atrae. Si te abrís al Espíritu, Dios te sana, te bendice, pero si te descuidás, vas a volver a tu vieja iglesia.

Hay mucha gente que viene a la iglesia, recibe un toque, tiene una bendición pero no cambia su manera de pensar.

Dicen los investigadores que una persona a los ocho años de edad ya ha escuchado ciento cincuenta mil veces «no podes», (no prendas el televisor, no pongas el dedo en el enchufe, no abras la puerta), y escuchó cincuenta veces «sí podés». Dios tiene que triturar tu normalidad para que tengas la normalidad de Dios en tu mente. La normalidad de Dios es que seas prosperado en todas las cosas, que estes bende­cido y todo lo que hagas te salga bien.

Pedro echó demonios, vio a Lázaro caminar, pero cuando murió Jesús volvió a la pesca. Podés ver miles de milagros en tu vida, pero si tu concepto de normalidad no es triturado para que recibas la normalidad de Dios, siempre volverás al pasado. Tu normalidad es que seas bendecido y prosperado, cuando no lo sos pensá que hay algo raro.

Dios le dijo a Abraham: «Te bendeciré y serás bendición. Ese será tu patrón de nor­malidad y en ti serán benditas todas las familias de la tierra». Mi normalidad no es la normalidad familiar, ni la del mundo, es la normalidad de Dios, que me bendecirá y seré bendición a todas las familias que están cerca mío.

Hay mujeres que se juntan a jugar a las cartas, a perder la vida, porque no tienen proyectos, viven de la apariencia y de la imagen, viven fumando, tomando alcohol todo el día. Nada les entusiasma porque no tienen un proyecto. Recibí lo nuevo de Dios, el maná del ayer ya fue, abrí tu mente, tu espíritu y aun­que no entiendas la experiencia, anhela todo lo que es de Dios. Dice Myles Munroe: «El pueblo de Israel fue libertado, pero no fue libre. Salió de Egipto, fue libertado pero no fue libre, porque para ser libre tu mente debe abrirse. Israel siempre debe volver a la normalidad de 200 años de esclavitud». Cada vez que había un problema, querían volver atrás, porque su normalidad no había sido triturada.

Resulta que una anciana sentada en una vereda oraba a Dios, diciendo: «Por fe sé que Tú, Señor, me darás de comer pollo». En eso pasó un borracho y le dijo: «Estás loca, tu Dios no te dará nada». El borracho se fue, y luego de unos minutos regresó, trayéndole un pollo a la mujer que oraba. Cuando le dio el pollo le dijo: «Esto te lo doy yo». La viejita volvió a orar, diciendo: «Señor, gracias te doy, porque Tú usas al mismo diablo para hacer tus milagros».

Vamos a pensar en la unción, vamos a pensar en abundancia, en sanidad, en gloria, en prosperidad, en victoria. Y voy a explotar porque lo que pensemos crecerá y si Dios está con nosotros mucho más aún. ¡Gloria a Dios!

DIOS TIENE QUE TRITURAR TU NORMALIDAD PARA QUE TENGAS LA NORMALIDAD DE DIOS EN TU MENTE.

Extracto del libro “Mentalidad de Avivamiento”

Por Bernardo Stamateas

2 Comentarios

  1. buen dia ;bendecidos x jesus que les permite llevar este mensaje de esperanza a un mundo ;negativo;todo es dificil par el pobre ;el que tiene dinero y palas es otra vida;jesus nos trata igual;gracias x este mensaje ;perita el señor todos los lideres lo lean y enseñen a sus mienbros;algunos lideres en la tv;hablan solo de majores juicios y que nadie casi se salvara y menos los que no trabajamos en una iglecia o usamos pantalones ya estamos seyados x el enemigo el diabblo como propiedad suya;en verdad quien tiene oportinidad de salvacion?shalom to este pais y lideres de iglecias.

    • Hola Mery. ¡¡Bienvenida!! Gracias por tu comentario. Los que creemos en Jesús y le hemos recibido en nuestras vidas, y le amamos y congregamos, trabajemos en una iglesia o no, usemos pantalones o no, seamos ricos o pobres, estamos sellados por Su Espíritu Santo y lavados en la sangre preciosa de Jesús. Somos propiedad del Señor de señores y del Rey de reyes y nada ni nadie podrá quitarnos de sus manos. Bendiciones!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre