TENEMOS QUE TENER DISPOSICIÓN

Fe es ver lo que quiero y estar dispuesto a hacerlo. En la oración Dios enseñará lo que debemos hacer, Él no hace nada solo y lo que el hombre hace solo, no sirve para nada, porque debe hacerlo en equipo. Dios dará la acción, pero hay que tener disposición para hacer lo que mande. «Me veo…», pero no estás dispuesto a accionar. Si alguien te quiere entrenar para aprender sujeción y contestás: «Yo me sujeto sólo a Dios», no tuviste disposición.

La visión sin disposición no sirve.

Daniel 10:12 «Daniel no temas porque desde el primer día que dispusiste tu cora­zón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios fueron oídas tus palabras.» Dios le contestó la oración porque estuvo dispuesto.

Tené siempre fe, visión y disposición.

Un día el Señor tomó a diez leprosos, les soltó fe y les dijo: «Preséntense ante el sacerdote». Y mientras ellos iban, en obediencia, fueron sanados. Si alguno de los leprosos le hubiera preguntado a Jesús «¿Por qué no me podés sanar acá? Al ciego lo curaste con una escupida, por qué yo tengo que ir caminan­do?», no hubieran recibido el milagro.

Los profetas estaban en un lugar estrecho y uno dijo: «Vamos a hacer un lugar nue­vo.» Vienen tiempos de nuevos territorios, se moverán los límites, nuevos lugares; se expandirán las finanzas, la salud, los ministerios. Dijeron: «Estamos estrechos, busquemos madera en el Jordán». Vienen días de preguntas y respuestas. La pregunta que salga de tu corazón será acompañada por la respuesta que lo resuelva. Habrá gente que no se queje sino que dirá: «Este es el problema pero traje la respuesta; esta es mi dificultad pero haré esto para resolverlo; este es mi límite pero allá es hacia donde voy.»

Viene un tiempo de equipos, de labradores, de constructores. Dijeron: «Vamos a construir, Eliseo». Más vale que aprendas a tratar bien a todos, que dejes de com­petir, de mirar quien gana más, de demostrar que sos mejor y que empieces a jun­tarte con todos, a trabajar en amor; porque la persona que está a tu lado también va a cargar la madera para expandir el territorio. La gente que Dios pondrá cerca, no será para pegarte un maderazo, será para expandir tus sueños. Dios pondrá la gente más maravillosa que te va a ayudar a cortar la madera y te va decir: «Tu sueño es mi sueño, vamos a construir juntos y en paz».

Vienen tiempos de equipos, no podés llevar la madera solo, dejá de cortarla solo. Vienen construcciones grandes. Dios pondrá mucha gente en tu vida, no compitas ni dejes que los demás te hagan competir con nadie.
Sé libre en el nombre de Jesús porque no hay nada más lindo que trabajar juntos.
¿Cuál es el libro favorito de los caníbales? «Mil maneras de servir a tu prójimo»…

Debés Tener Disponibilidad.

Dios aborrece la gente indispuesta, aquellos que cuando le decís: «¿Vamos a trabajar acá?», responden: «No, no tengo tiempo»; «¿Vamos a trabajar en esta barca?»;  «No, vivo lejos».

Dios aborrece a la gente indispuesta, pero ama a la gente disponible.  No es por habilidad que Dios te llama, es por disponibilidad, no es por capacidad sino porque le digas: «Heme aquí, lo que me digas voy a obedecer». Y Dios dice:  «Esa/e me gusta le voy a dar todo lo que me pida en el nombre de Jesús». A Malaquías le pasó lo mismo; Dios lo llama y le dice: «Quiero que le digas al pueblo que de los animales que me dan de ofrenda, tomaré el estiércol y se los refregaré en la cara». Porque Dios detesta, huele estiércol cuando una persona pone excusas.  Los argentinos no soportamos obedecer, siempre le agregamos algo que nos parece, nos gusta darle nuestro toque, mejorarlo.

Una vez contrataron a una persona para pintar de blanco una pared, pero él  pensó: «De blanco no, porque es muy fuerte. Le voy a dar un tono crema».  Cuando vino el jefe preguntó: «¿Por qué pintaste color crema?» «Porque  queda más lindo a los ojos», respondió. Entonces dijo el jefe: «Acá te pago  para que obedezcas y no para que opines. Píntalo de blanco.»

Obediencia siempre trae bendición. ¿Por qué Pedro le dijo al paralítico?: «Jesús te sana, levántate y haz tú cama», porque no le dijo: «Eneas vamos a orar». Cuando aprendemos a obedecer, la promesa que Dios puso en tu corazón se acciona.

FE ES VER LO QUE QUIERO Y ESTAR DISPUESTO A HACERLO.

Extracto del libro “Mentalidad de Avivamiento”

Por Bernardo Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre