Devocionales Cristianos – Fe es Soñar

 

Si no sabés a dónde querés llegar ¿cómo vas a usar la fe? Cuando no sabés a donde querés ir, tu fe no crece, porque a la Fe hay que usarla. La fe es la herramienta que nos ayudará a llegar a la meta y nos permitirá bendecir a quienes desean ser contagiados por esa fe.

Para hacer crecer tu fe, activá tu capacidad de so­ñar y accionar. Por ejemplo: nosotros no teníamos camarógrafos, cuando los contratamos, comenzamos a trasmitir y nos multiplicamos de forma inesperada; sin contar las personas que nos ven a diario por Internet. Pero… ¿por qué antes no contábamos con todas estas personas? Porque no filmábamos. La gente siempre es­tuvo, pero no se habían manifestado debido a que la visión no existía. Por ende, cuando tuvimos la visión de filmar apareció la gen­te.

Visión = Provisión

Cuando tengamos en claro la visión que Dios nos da, cuando sepamos hacia dónde nos estamos enfocando, Dios proveerá todo lo que necesitamos. Tal vez, la provisión ya está, pero no la vemos porque la visión no está clara. La visión va a liberar fe, la visión traerá provi­sión. La visión desata fe. Lo primero que tenés que restaurar en tu vida son los sueños, recuperar las ganas de soñar y de alcanzar metas ya sean eco­nómicas, ministeriales, etc. Si no tenés sueños no tenés fe.

Tal vez puedas sentir un poco de temor, y no está mal sentirlo, sólo detenete por un momento y redireccioná tu fe, oí a Dios. De esa forma, vas a estar constantemente motivado y tu falta de sueños no bloqueará más tu bendición. Cuando una persona espera cosas buenas, siempre va a estar motivado. Así no sólo vas a reactivar tu fe sino que vas a tener más fuerzas para llegar a la meta.

Es un círculo en donde vas a activar la ley del fluir, que dice: “cuanta más energía gasto, más energía tengo; y cuanta más energía tengo, más conquisto”. Esto aplicado a la fe, resulta así: “Mientras más sueños tengo, más motivación, cuando más motivación tengo, más fe activo”. “A mayor fe, mayores cosas conquisto”.

Las personas motivadas hablan sobre el lugar a donde van. No hables de dónde venís, no hables lo que te pasó. Hablá hacia a dónde vas, hablá tu meta. Y no hables sólo delante de la gente, hablá para vos mismo. Tenés que saber que cada vez que Dios te da una palabra, Sata­nás te va a dar otra opuesta.

  • Cada vez que Jesús te dice de ir al otro lado, el diablo te va invitar a ir hacia atrás.
  • Cada vez que Jesús te dice que va a prosperarte, el diablo te dice que vas a perder el trabajo.

Tenés que creer siempre la primera palabra, no la segunda, porque ésa es del diablo; mientras que la primera es de fe. Si acabás de escuchar una palabra de destrucción, buscá en vos mismo. Dios ya te dio una palabra de fe y ésa es la palabra que tenés que escuchar, creer y hacer parte de tu vida.

Extracto del libro “60 Principios de Fe”

Por Bernardo Stamateas

8 Comentarios

  1. edgardo:
    algo asi me ocurrio en cuanto a mi parte academica. queria ir a presentar el examen de admision de una universidad reconocida pero tenia q desplazarme a otra ciudad.
    si hubiera dejado apagar mi fe jamas lo hubiera logrado.

    que bendicion esste devocional

    • Hola Viktor. ¡¡Bienvenido!! Excelente tu deciisón de moverte en fe y no por las circunstancias (la distancia, el tiempo, el costo económico). ¡Felicitaciones!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre