Manipular2Devocional – Gente que te Manipula

 

Pasaje clave: Mateo 23:2-5, 13-15.

 

Satanás usa dos armas para intentar manipularnos y controlar nuestras vidas: el autoritarismo y la seducción.

1. El Autoritarismo.

Los autoritarios:

A. Necesitan ser grandes. Cuentan historias para aparentar y sobresalir, para engañarte y manipularte.

B. Tienen doble vida. Dicen una cosa y hacen otra. En un lugar son de una manera y en otro lugar son de otra.

C. Atan cargas pesadas. Te quieren meter miedo. “Si no hacés lo que yo te digo atenéte a las consecuencias”. “Si te vas de esta iglesia Dios te va a reventar”. “Tené cuidado porque te voy a meter un juicio”.

D. Tienen envidia. Porque te envidian se te acercarán para destruirte. Es gente que no soporta que te vaya bien.

E. No tienen fruto. “¿Cómo me viene a decir cómo ganar plata si no tiene ni un peso?”. “¿Cómo viene a hablarme de Dios sino tiene vida espiritual, no congrega, no tiene fruto?”. “¿Cómo viene a decirme cómo ser feliz si está sola y no la quiere ni el perro?”.

La gente que manipula con autoritarismo buscará meterme miedo. Buscarán aprovecharse de vos y tratarán de robarte, estafarte, tener sexo, manipularte o destruirte, porque ese es el objetivo de Satanás.

El autoritario busca que lo sigás a él, no a Dios. No te hacen confiar en Dios. Te dicen: “Te fue bien por mí”. “Dios te prosperó gracias a mi palabra”. No te dicen: “Es porque Dios te bendijo o porque Dios te prosperó, o porque Dios te sanó”.

 

2. La Seducción.

Los seductores:

A. Se presentan como víctimas. “Nadie me entiende”. “Me maltratan en todos lados”. Buscan manipularte con sus lágrimas y dolor. Y siempre terminan echándole la culpa a los demás.

B. Se presentan como protectores. Gente “buena” que te quiere amar, que te da, pero después te pasan factura. Te prometen mil cosas para engañarte. El que te da sinceramente nunca te va a pedir algo a cambio, pero el manipulador te va a dar y después te va a pedir.

C. No quieren que le contés nada a nadie. “Que quede entre nosotros”. Porque saben que si hablás alguien te puede avivar.

 

Qué tenemos que hacer con los manipuladores.

1. No tengo que juntarme nunca más con gente malvada.

Tito 3:10. Desechar significa: “Tirar a la basura”.

No te juntés con la gente manipuladora, estafadora y engañadora que vienen sistemáticamente a tu vida. No le hablés, no te peleés (porque les encantan las peleas). Si te llaman por T.E. cortales. Si te mandan un mail o una carta, tirala sin leerla, porque te quieren envenenar.

Para vos no tienen que existir más. Si te la cruzás por delante ni la saludés. Perdonálo, pero mantenélo lejos de tu vida.

2. No tengo que prestarle dinero a nadie, ni pedirle dinero a nadie.

No prestés plata porque capáz que no te la devuelven.

No pidás prestado, a menos que sea para un emprendimiento importante o por que se enfermó algún familiar tuyo, porque el que pide prestado es esclavo, en el mundo espiritual, de su deudor.

Tenés que liberar el poder de Dios y decir: “En el nombre de Jesús, diablo inmundo, me vas a devolver lo que me robaste, voy a cancelar todas mis deudas, no voy a vivir con deudas y viviré en abundancia y libertad”.

3. Todos los negocios firmados con papeles.

No importa que sea cristiano, que te firme y te ponga el número de documento. No es por desconfianza, sino por precaución.

4. No voy a dejar que nadie me apure.

Cuando alguien te apura o te presiona para hacer algo es porque te quiere manipular.

“Te amo tanto que quiero hacerte el amor ya”. Te está manipulando.

“Se me vence el plazo y necesito la plata ahora”. Te está manipulando.

“Si seguís yendo a la iglesia me voy de casa”. Te está manipulando.

5. No voy a salir de garante a nadie.

Lo que tenés, administralo bien, cuidalo y no salgás garante de nadie.

6. Tengo que perdonar y soltar de mi vida a todos los que me lastimaron.

Perdonar es algo que hacés por vos, no por el otro. Perdonar no es olvidar. Perdonar es renunciar a tu derecho a vengarte.

“Me lastimaste, tengo derecho a vengarme, pero no me voy a vengar, Dios es mi venganza. Te perdono en el nombre de Jesús, y me libero de vos para siempre”.

Romanos 12:19. “Señor, te entrego a todos mis enemigos, no es mi pelea, es tú pelea”.

Cuando alguien traiga injusticia a tu vida no le tengás odio, tenele lástima porque la justicia de Dios caerá sobre él.

Por Bernardo Stamateas

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre