Devocionales Cristianos – Herencia Generacional

 

Pasaje clave: 2 Timoteo 1:5

 

En una determinada sociedad, las personas heredamos o recibimos un conjunto de bienes mediante los derechos legados por nuestros padres, abuelos y demás ascendientes. Dichos bienes pueden ser entendidos como el idioma, las costumbres, como así también los más diversos gustos por las variadas actividades deportivas o culturales que hoy propone tal sociedad. Pero a su vez puede ser que heredemos una serie de males tales como: idolatría, ocultismo, adulterio, adicciones o valores, entre otras cosas, considerados bíblicamente como maldiciones.

Según el texto bíblico que encabeza esta nota, el joven Timoteo heredó la fe de su abuela y de su madre. Cabe destacar que la fe que desarrollamos es la que heredarán nuestros hijos.

La ley de la herencia proviene de Dios, y se pone en acción al escoger la vida o la muerte, bendición o maldición. Así lo expresa Deuteronomio 30:19: «A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia»

La maldición rompe todo pacto con Dios, y es un método por el cual se manifiestan las desviaciones de los antepasados y luego salen a la luz, con el correr del tiempo, en la vida de sus descendientes. Todas ellas se resumen en frustraciones, manifestadas en expresiones como: «Lo mismo le pasaba a mi padre, o nada me sale bien», entre muchas otras.

Dios es muy claro al referirse en Éxodo 34:7 que: «De ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación».

Pero hay excelentes noticias en Gálatas 3:13, donde el apóstol Pablo expresa: «Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)».

Dios nos da una nueva vida libre de esa maldición, y nos hace ciudadanos del Reino, otorgándonos simultáneamente una nueva identidad en Cristo Jesús. Además, con ella recibimos la promesa de vida eterna, como así también la presencia del Espíritu Santo, quien nos lleva a toda verdad.

 

Aplicación Práctica.

Renuncie a toda herencia de maldición en el nombre de Jesús, y comience un nuevo tiempo parado sobre la roca, que es Cristo.

 

Motivos de Oración.

1. Señor, necesito tu discernimiento para ver aquellas cosas que he heredado en cuanto a lo espiritual y a la forma de manejarme que son contrarias a tu voluntad. Pido hoy tu ayuda para ser libre.

2. Señor, que tu Iglesia reciba revelación acerca de la herencia generacional y los problemas que trae a las personas, para poder ser más efectiva en el ministerio.

3. Señor, quiebra toda herencia generacional de maldad que afecte a la nación.

Extracto del libro “40 Días de Ayuno, Oración y Renovación Personal”

Por Luis Rezinovsky

Lee Maldición Sobre Ciudades

2 Comentarios

  1. Hno. Edgardo, he sido grandemente edificado y fortalecido con toda la información respecto a intimidad con Dios y su voluntad para mi vida pero quisiera obtener una copia de este libro «40 Días de Ayuno, Oración y Renovación Personal».
    En Chile ¿existe alguna librería donde encontrar este libro?
    o en formato PDF.
    El Padre de toda gloría te siga llenando de gracia para los que necesitamos y vemos en tí, la edificación del cuerpo de cristo.
    No deceo bendiciones, sino creyendo que eres bendición y que estamos bendecidos en nuestro Cristo.

    • Hola Daniel. ¡¡Bienvenido!! Gracias por tus palabras y me alegra enormemente que por este medio seas bendecido y edificado grandemente. Con respecto a tu pregunta, realmente no sabría decirte ya que este material se ha publicado pensando prioritariamente en Argentina. Desconoczco si se comercializa fuera de nuestro país. Un abrazo hermano y toda la gracia de Dios sea sobre tu vida!!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre