4Devocional – Hipoxia Espiritual

 

Pasaje clave: Apocalipsis 3:1.

 

En un accidente aéreo, un avión se precipitó a tierra muriendo todos sus pasajeros. No se encontraba la causa, hasta que expertos descubrieron que el  motivo fue la HIPOXIA (falta de oxígeno).
Por algún motivo la nave fue quedándose sin oxígeno, todos se desvanecieron, incluyendo los pilotos, y se estrellaron.
En una documental reprodujeron la escena en una cabina especial donde colocaron a pilotos expertos, poco a poco fueron extrayendo el oxígeno del recinto y los voluntarios fueron desvaneciéndose lentamente. Lo peligroso de la HIPOXIA es que MATA SIN AVISAR, produce una muerte silenciosa, no dolorosa ni previsible.
Los voluntarios eran filmados, y mientras se iban quedando sin oxígeno comenzaban a actuar en forma más lenta, sus reflejos se lentificaban, perdían poco a poco su conciencia pero para ellos todo seguía normal, sólo quienes observaban desde afuera notaban los cambios.
Otro peligro se debe al hecho que cuando hay hipoxia, no cambia el volumen del aire ni su olor, esto hace imposible darse cuenta de lo que está pasando, agravándose el cuadro por el adormecimiento que produce.

“…tienes nombre de que vives, pero estás muerto… Ap. 3.1

Hay enfermedades espirituales que matan sin avisar ni producir dolor. Si las cosas del Señor empiezan a perder atractivo, es posible que estemos bajo hipoxia; esto sucede cuando todo me da lo mismo: Congregarme o no, leer la Biblia o no, orar o no, etc.

En la actualidad muchos cristianos están quedando fuera de combate, no por pecados groseros, sino por enfriamiento paulatino y progresivo.
Comenzaron descuidando la relación personal con el Señor, quien nos provee OXÍGENO DIVINO a través de su Espíritu.

Muchos están bajo la hipoxia que produce la exigencia laboral, problemas económicos, conflictos no resueltos y los afanes de la vida.
Cuando cualquier excusa es buena para no reunirnos o para descuidar la relación con Dios, tal vez nos estemos quedando “sin oxígeno”.
Cuidado: La HIPOXIA espiritual no avisa.

Las vírgenes de Mateo 25 se quedaron sin el aceite del Espíritu y lo trágico es que los demás no pudieron darles del aceite de sus depósitos. Hay experiencias incomunicables, cada uno debe tener su propia experiencia con Dios, de nada me sirve que mi Pastor sea muy espiritual, yo también debo tener vida propia.
Creo que en los tiempos venideros aprender a ser guiados por el Espíritu Santo para muchos será cuestión de vida o muerte.
Hay una advertencia del Señor para los últimos tiempos: Lucas 21:34 habla de glotonería, embriaguez, afanes, todos producen Hipoxia. Podemos llegar a estar narcotizados con estas cosas y nos vamos muriendo poco a poco, pero “felices”.

Se vuelven muy actuales las exhortaciones de Hebreos:
2:1-3. Se comienza con un pequeño desliz.
3:10. Por vagancia espiritual, pereza. Hace muchos años que se han convertido pero no llegan a conocer sus caminos (6:12).
3:13. Endurecerse por el pecado. Esos pecados que nos están enquistados en nuestra personalidad, nos acostumbramos a ellos y los cometemos sin la menor conciencia o culpa: HIPOXIA.

El Peor Pecado es Acostumbrarse al Pecado.

Hebreos 12:12-13. Algunos están abatidos y vencidos por las circunstancias, y están a punto de abandonar, la hipoxia los tiene al borde la muerte.
Hebreos 12:16-17. El profano, el que desprecia las cosas de Dios hasta que llega al punto de no retorno.

Por lo tanto necesitamos:
Hebreos 10:23-25. Estimularnos unos a otros y no dejar de congregarnos.
Hebreos 12:7. Soportar la disciplina. En el original dice no te asquees de la disciplina del Señor (es para tu bien). Esta disciplina nos mantiene despiertos y libres del a Hipoxia.

Que podamos reponer cada día, nuestros tanques de oxígeno del Espíritu Santo, buscando su presencia, orando y teniendo comunión unos con otros.

 

Por Héctor Vitale

2 Comentarios

  1. Hola Lorena, ¡¡¡bienvenida!!!. Tenés toda la razón del mundo: la Palabra de Dios es viva y eficaz. Y me uno a tu alegría en ésta «reoxigenación» que estás experimentando en este último tiempo. Abrí tu espíritu porque el Señor te sopla vida.

  2. Sólo quiero decir, la palabra de Dios es VIVA y EFICAZ…
    me siento muy bendecida, después de estar tanto tiempo sin oxígeno, el Señor Jesucristo me ha estado oxigenando gradualmente este ultimo tiempo.
    Gracias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre