Individualismo es aislarse, es «yo hago la mía y que se mueran todos».

Individualidad es la característica y la particularidad de cómo sos, y cuando respeto al otro y el otro me respeta a mí como soy, y no nos tratamos de controlar, entonces se da lo que Pablo dice: el compañerismo de espíritu.

Es que entramos en sinfonía, que nos ponemos de acuerdo, y todo lo que le pidamos al Padre, como somos una sinfonía, Dios nos lo da. Por eso hay gente que ora y Dios no les da nada: «Dios toca a mi mujer, antes de que la mate».

Hay matrimonios que oran juntos pero Dios no los oye porque se siguen controlando el uno al otro. «Nos pusimos de acuerdo», mentira, se pusieron de palabra, pero en el espíritu no están conectados; porque sólo te podés conectar en el espíritu cuando soltás a la gente de vos.

“Vos sos mío», «Es mi oveja», «Son mis miembros». Por eso Dios no te responde nada, porque acá no hay ovejas de nadie, acá nadie es dueño de nadie y por eso nos encontramos, adoramos el nombre del Señor, nos conectamos en el espíritu.
Hay gente que jamás las vi en mi vida, pero las saludo, las veo, nos damos un beso, y nos conectamos en el espíritu. Con los pastores, ellos no me controlan, yo no los controlo, y sólo con mirarnos, el Espíritu Santo intercede por nosotros y le dice al Padre lo que estamos necesitando y aunque ni oramos juntos, nos pusimos de acuerdo.

Por eso Dios no escucha la oración de los hipócritas, porque no son quién dicen. Profetizo que viene una unción de compañerismo en la batalla de la fe.
Cuando soy libre de controlar a los demás, vendrá un tiempo de logros ilimitados.
No trates de cambiar a nadie, porque nadie puede hacer eso. Si vos querés aprender a llevarte bien con la gente, no tenés que tratar de cambiar a nadie. Ni la psicología cambia a nadie. Lo único que cambia a las personas, son las personas cuando ellas deciden cambiar. Ni Dios puede cambiarlas. Dios no puede forzar tu corazón, si vos no decidís abrirlo.

Entonces las personas no cambian a menos que lo decidan. Yo he visto gente gastando años de su vida para tratar de cambiar a los hijos, al esposo, al padre, cuando lo único que tenían que hacer era ser amables y no tratar de cambiar a nadie y aceptarlos como son.

Toda esa energía que usás para manejar al otro, para negarlo, úsalo para conectarte con Dios, invertí ese tiempo para crecer vos, para cambiar, para conocerte. Cuando tenés sabiduría tenés paciencia, paz con ciencia; ciencia con paz. Y cuando afilás el hacha estás ocupándote de vos. Primero tenés que ocuparte de vos, porque no podés servir al otro si no te servís a vos; no podés amar al otro si no te amás vos; no podés cuidar al otro si vos no te cuidás. Cuídate vos primero, amate vos primero.

¿Estás orando por tus hijos? Primero orá por vos: «Padre quiero crecer, quiero cambiar, quiero mejorar. Libero del control a mis hijos, a mi esposa, a mi esposo, de la descalificación.»

Empezá a sembrar aprobación, porque esa gente que vive descalificando es cansadora, por eso los negativos y los quejosos no logran nada. Pero cuando sembrás bendición, cuando felicitás, estás levantando la estima, el potencial.

Enseguida después de la Segunda Guerra Mundial, un joven piloto inglés probaba un frágil avión monomotor en una peligrosa aventura alrededor del mundo.Poco después de despegar de uno de los pequeños e improvisados aeródromos de la India, oyó un ruido extraño que venía de detrás de su asiento. Se dio cuenta de que había una rata a bordo y que si roía la cobertura de lona, podía destruir su frágil avión.Podía volver al aeropuerto para librarse de su incómodo, peligroso e inespe­rado pasajero.De repente recordó que las ratas no resisten las grandes alturas. Volando cada vez más alto, poco a poco cesaron los ruidos que ponían en peligro su viaje.

Enseñanza: Si amenazan destruirte por envidia, calumnia o maledicencia, volá más alto. Si te critican, volá más alto. Si te hicieran alguna injusticia, volá más alto.

SI SOY LIBRE DE CONTROLAR A LOS DEMÁS, VENDRÁ UN TIEMPO DE LOGROS ILIMITADOS.

Extracto del libro “Mentalidad de Avivamiento”

Por Bernardo Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre