clavo-en-la-manoDevocional – La Sangre De Cristo 2

 

Pasaje clave: Efesios 2:13.

 

Vimos en el devocional anterior el valor de la Sangre de Cristo para Dios. Veamos ahora:

 

El valor de la sangre para los creyentes.

La Sangre no solo limpia nuestros pecados sino también nuestra conciencia. Mira Hb. 10:22.

Cada vez que pecamos, ese pecado se interpone entre nosotros y Dios. Intento acercarme a Dios pero mi conciencia me acusa y me siento culpable. Entonces mi FE se debilita y ya no puedo buscar a Dios. Mi conciencia esta intranquila. Si quiero seguir andando con Dios debo conocer, día a día, el valor de la Sangre. Por medio de la Sangre de Cristo puedo volver a acercarme a Dios. Mirá Ef. 2:13.

¿Qué significa acercarme a Dios por medio de la sangre?

Sencillamente que reconozco mis pecados, confieso que tengo necesidad de limpieza y me acerco a Dios, creyendo que la Sangre del Señor Jesús me limpia totalmente. Mi conciencia es entonces purificada; y ya no me siento culpable ante los ojos de Dios. Fui hecho limpio de mis pecados y de las acusaciones de mi conciencia por medio de la Sangre. La CULPA fue quitada. Cuando te acerques a Dios, hazlo creyendo en sus méritos, no en tus propias obras. Si tuviste un buen día o un mal día, si pecaste conscientemente o por ignorancia, si lloraste mucho o no lloraste nada, el camino para acercarte a Dios nuevamente sigue siendo el mismo: LA SANGRE DE CRISTO.

No hay otro camino, ni otra manera. No es por tu entusiasmo, ni por tu consagración a Dios, no es por tu conocimiento, ni por sentir cosas o no sentir nada. Si pecaste el único camino es por medio de LA SANGRE DE CRISTO.

Cuando te acerques a Dios no lo hagas mirando tu propio estado de éxito o fracaso. Acércate a Dios CREYENDO que la Sangre puede limpiarte y que Dios mira esa Sangre y queda satisfecho.

El camino para llegar a Dios siempre será el mismo: LA SANGRE DE CRISTO.

Mirá Hb. 10:19 y 22. Ahora, siendo hijo de Dios, mantengo mi relación (mi comunión) con Él por medio de la Sangre. El lugar Santísimo es la misma presencia de Dios y sólo puedo estar en su presencia por la limpieza que me da la Sangre.

Nosotros podemos ser débiles, pero mirar nuestra debilidad nunca nos hará fuertes. Lamentarnos y llorar no nos hará mas santos, ni mas limpios. Ten confianza y acércate a Dios no mirando tu estado, sino creyendo en su Sangre y que sólo ella puede limpiar tu conciencia y quitar tu culpa. (Salmo 32:2).

 

La Sangre en contra de Satanás.

¿Cuál es la estrategia de Satanás contra los hijos de Dios según Ap. 12:10?

¿Y cuál es la alternativa de Dios para nosotros según 1° Juan 1:7?

Dios es luz. Él puede verlo todo y aún así la Sangre puede limpiarnos de TODO pecado.

Podemos llegar a pensar que hay pecados imperdonables, grandes o chicos, recordados u olvidados. Pero recuerda lo que te dice la Palabra: “La Sangre nos limpia de TODO pecado», y es así porque satisface a Dios.

Cuando Satanás trata de acusarnos delante de Dios, Dios le muestra la Sangre de su Hijo. Todo pecado puede ser perdonado y toda culpa quitada, por lo tanto la acusación de Satanás NO es escuchada. (Ro. 8:33-34).

Pero Satanás también nos acusa en nuestras conciencias. Si nos miramos a nosotros mismos caeremos en su engaño y nos sentiremos perdidos. Inmerecedores de su amor y perdón. Satanás habrá ganado la batalla, derrotándonos y alejándonos de Dios. Si aceptás su acusación no estás confiando en el valor de la Sangre.

¡Si! Somos pecaminosos, pero la Sangre de Cristo nos limpia de TODO pecado. La FE en la preciosa Sangre es lo único que puede terminar con las acusaciones de Satanás y derrotarlo (Ap. 12:11).

Cuando el mentiroso te acuse recuérdale que tus pecados fueron perdonados y tu culpa fue quitada por medio de la Sangre. Disfrútalo.

Extracto del libro «La Vida Cristiana Normal»

Por Watchman Nee

Adaptado por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre