nuevo-2Devocional Diario – Llamados a Pertenecer a Un Cuerpo

 

Pasaje clave: 1° Corintios 12:27.

 

Nuestros sentimientos de soledad y de abandono desaparecen cuando recuperamos el sentido de pertenencia. Saber que pertenecemos a alguien, a una familia o a un grupo, refuerza en nosotros la sensación de aceptación. Dios no sólo nos llamó a pertenecer sino que además nos proveyó del ámbito para hacerlo: la iglesia.

La Iglesia es un CUERPO.

Somos un cuerpo, no un negocio. Somos un organismo, no una organización. (Efesios 1:22-23).

Y aunque somos diferentes formamos parte del mismo Cuerpo porque tenemos el mismo Espíritu Santo morando en nuestras vidas. Cada creyente en Jesús es un miembro de éste cuerpo y la Cabeza es Cristo (Colosenses 1:18).

Por esta razón es necesario que como cuerpo estemos unidos y cuidándonos unos a otros. Hablar mal de la iglesia es hablar mal de nosotros mismos y de Cristo. No lo hagas, porque cuando lo haces también hablas mal de ti mismo. Tú eres miembro del Cuerpo. “En esta iglesia no hay amor”, entonces tú no estás amando. “Esta iglesia está muerta”, entonces tú no estás dando vida. “En esta iglesia hay mucha falsedad, son todo unos hipócritas”, entonces hay algo que anda muy mal contigo.

Si Cristo es la cabeza de la Iglesia, entonces la Iglesia tiene la Vida de Cristo. Por lo tanto, la Iglesia debe mostrar esta vida. Todo lo que es Cristo debe ser mostrado por medio de la Iglesia: Su gozo, Su amor, Su paz, Su perdón, Su unidad, Su victoria, Su humildad, Su santidad, Su autoridad, Su poder, todo. Como Iglesia tenemos que mostrar todo lo que es Cristo.

Piénsalo.

¿Qué aportas para que la iglesia sea mejor de lo que es?

¿Reproduces en tu vida la vida de Jesús y contagias positivamente a otros?

 

Por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre