DILE AL JUSTO QUE LE IRÁ BIEN

Cuando joven trabajaba en una empresa de control de cargas y embarques. Uno de los trabajos que realizábamos era carga de Ácido Sulfúrico en camiones para ser llevados a una papelera. Los camiones eran camiones con tanques de acero inoxidable y eran utilizados en cargas diversas. Un día llego al lugar de carga y veo a un chofer amigo y le digo: ¿Cuál fue tu carga anterior? Y me mintió, me dijo: Ácido Sulfúrico. (Si se cargaba acido no se hacía lavar el tanque). Hice los papeles lo ingrese a la carga y cuando tiraron el primer chorro… el tanque empezó a moverse de un lado para el otro como si tuviera a “Alien” adentro. Se empezó a levantar temperatura y entonces lo confesó. La carga anterior no había sido acido sino Soda Caustica, una sustancia química que reacciona a la presencia del ácido sulfúrico.

Prov.10:24. Lo que el malvado teme, eso le ocurre; lo que el justo desea, eso recibe.

¿Qué es lo que activa mi corazón? De acuerdo a lo que hay en mi vida es lo que se me depara.  El sabio dice que la maldad activa y hace despertar mis temores llevándolos a la concreción. Por el otro lado la justicia activa y hace despertar mis anhelos de bien trayéndolos a mi presente.  No dice que el impío no tenga deseos, ni que el justo no sea asaltado por temores, sino que la vida de ellos activa cosas diferentes.

¿Qué es lo que estoy activando? ¿Cuál es mi carga anterior? ¿Qué estuve transportando en mi vida? Eso determinara mi futuro.

¿Quiere decir que el que hizo lo malo nunca podrá recibir lo bueno? No, pero para que eso ocurra, tendrá que lavar su tanque con la sangre de Cristo. Alguno dirá: ¿el justo nunca tendrá temor? Sí, pero la fe en el será más fuerte y “no le sobrevendrá mal, ni plaga tocará su morada”. ¿Qué dice la escritura? “A lo que aman a Dios todo ayuda a bien”. Resuena en mi cabeza: “Dile al justo que le irá bien”.

Señor, hoy es un día para revisar mi carga anterior. Quiero rechazar el temor, lo malo… pero quiero tener disposición correcta para recibir la bendición. Como diría David: Lávame, más y más de mi maldad. No permitas que el temor encuentre un terreno propicio para arraigarse en mí. No dejes que la bendición y la victoria sean rechazadas en mi vida. Ayuda mi mente a transportar el pensamiento correcto, a mi corazón a tener el anhelo recto y por sobre todo a vivir una vida donde mis pasos sean hechos en tu temor. Te amo, mi Rey, se que hoy traerás a la vida de este tu hijo, lo mejor. En el nombre del Mejor, Jesús, Amén.

Por Daniel Cattaneo

2 Comentarios

  1. Solo hay que creer lo que Dios dice de ti esfuérzate y se muy valiente, alza tus ojos a los monte y pregúntate (de donde vendrá mi socorro) mi socorro viene de jehová que hiso los cielos y la tierra. Señor en ti esta mi esperanza por favor cumple lo que me prometiste tú no eres un Dios mentiroso, no eres un cuento Tu eres real

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre