La Promesa de Dios en la Tumba Vacía.

Pasajes Claves: Con la cruz, Dios alcanzó la victoria. (Colosenses 2.15).

Pero ahora, en un solo golpe victorioso de la Vida, pecado, culpa, muerte, se han ido, el regalo de nuestro Maestro, Cristo Jesús. ¡Gracias, Dios! (1 Corintios 15.57).

Pero gracias sean dadas a Dios, quien siempre nos guía en victoria a través de Cristo (2 Corintios 2.14)

Su Nacimiento.

Lo que dijo el rey Herodes cuando le anunciaron el nacimiento de Jesús. «Mátenlo. En este rincón del mundo hay espacio solo para un rey».

El número de líderes religiosos que creyeron que en Belén había nacido un mesías. Cero.

La clase de personas que creyeron. Algunos pastores distraídos que cuidaban a sus ovejas por la noche, y una pareja de recién casados que decían tener más experiencia en traer al mundo a un niño que en tener relaciones sexuales.

La recompensa que recibieron José y María por traer a Dios al mundo. Dos años en el exilio aprendiendo egipcio.

Este fue el comienzo del movimiento cristiano. (Y esos fueron los años tranquilos.)

Su Ministerio.

Lo que se decía de Jesús en las calles de la ciudad cuando él afirmaba haber sido enviado por Dios. Familia de tarados. ¿Han visto a su primo?

La reacción de la gente de su ciudad. Apedréenlo.

La opinión de sus hermanos. Métanlo preso.

El número de discípulos que Jesús reclutó. Setenta.

El número de discípulos que lo defendieron de las autoridades. Cero.

La valoración de los seguidores de Jesús tal como apareció en la página editorial del periódico de Jerusalén. Un grupo de desocupados reclutados en los muelles y en las zonas rojas.

El número de leprosos y ciegos y cojos sanados por Jesús. Demasiados para contarlos.

El número de leprosos y ciegos y cojos sanados por Jesús que lo defendieron el día de su muerte. Cero.

Su Ejecución.

La opinión popular en cuanto a Jesús antes que hiciera la limpieza del Templo. Seguro que se postulará al cargo.

La opinión popular sobre Jesús después de haber limpiado el Templo. Vamos a ver cuánto tarda en salir corriendo.

La decisión del concilio judío. Tres clavos y una lanza.

Lo que se decía en las calles de Jerusalén después de la muerte de Jesús. Debió de haberse quedado en el negocio de los muebles.

El número de veces que Jesús profetizó que volvería a la vida después del tercer día de haber muerto. Tres.

El número de apóstoles que oyeron la profecía. Todos.

El número de apóstoles que esperaron ante la tumba para ver si cumplía lo que había dicho. Cero.

El número de sus seguidores que creyeron en la resurrección antes que ocurriera. Saca tú mismo la cuenta.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Él Escogió los Clavos”

Por Max Lucado

Lee Yo He Alcanzado la Victoria 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre