Continuemos.

Las apuestas que a lo mejor se hicieron en las esquinas al día siguiente de la crucifixión sobre la posibilidad que el nombre de Jesús llegara a ser conocido en el año 2000. «Mejor te voy a dar las probabilidades de que resucitará de entre los muertos».

Su Movimiento.

La reacción oficial de los líderes judíos a los rumores de la resurrección. Por supuesto que dicen que está vivo. ¡Qué otra cosa iban a decir!

La verdadera respuesta de los líderes judíos a la resurrección de Jesús. «Un gran número de los sacerdotes judíos creyeron y obedecieron» (Hechos 6.7).

La decisión de los líderes judíos sobre la iglesia. «Si su plan viene de autoridad humana, fracasará. Pero si es de Dios, ustedes no podrán detenerlo» (Hechos 5.38–39).

La reacción de la iglesia. «El número de los seguidores crecía» (Hechos 6.1).

La reacción oficial de los líderes judíos a la conversión de Saulo. ¡Que mal rayo te parta, fariseo traidor! No pasarán meses antes que vayas a parar a la cárcel, y entonces ¿qué harás? ¿Dedicarte a escribir cartas? ¿Qué entendió Saulo, llamado después Pablo, que sus excolegas no entendieron? «Dios dio a Jesús como el medio de recibir el perdón de los pecados» (Romanos 3.25).

El Movimiento Continúa.

La creencia del filósofo francés Voltaire. La Biblia y el cristianismo habrán pasado dentro de cien años. Él murió en 1778: El movimiento continúa.

Lo que afirmó Friedrich Nietzsche en 1882: «Dios ha muerto». El amanecer de la ciencia, creía él, sería el fin de la fe. La ciencia ha amanecido; el movimiento continúa.

La forma en que el diccionario comunista define a la Biblia. «Es una colección de leyendas fantásticas sin ningún respaldo científico». El comunismo se está extinguiendo; el movimiento continúa.

El descubrimiento hecho por cada persona que ha tratado de sepultar la fe. El mismo que hicieron los que trataron de sepultar a su Fundador: Él no permaneció en la tumba.

Los hechos. El movimiento nunca ha estado más fuerte. Más de mil millones de católicos y poco menos de protestantes.

La pregunta. ¿Cómo se explica esto? Jesús fue un hombre rústico. Nunca escribió un libro y nunca tuvo una oficina. Nunca se alejó más de trescientos kilómetros de su ciudad. Sus amigos lo abandonaron. Uno lo traicionó. Aquellos a quienes Él ayudó lo olvidaron. Antes de su muerte ya lo habían abandonado. Pero después de su muerte no pudieron resistirlo. ¿Qué hizo la diferencia?

La respuesta. Su muerte y resurrección. Porque cuando Él murió, murió tu pecado. Y cuando Él resucitó, resucitó tu esperanza. Porque cuando Él resucitó, su tumba cambió de residencia permanente en vivienda temporal.

La razón por qué lo hizo. El rostro en tu espejo.

El veredicto después de dos milenios. Herodes tenía razón: hay espacio para un solo Rey.

Extracto del libro “Él Escogió los Clavos”

Por Max Lucado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre