Devocionales Cristianos – Mente de Oro 2

 

Continuemos.

2. Mente de Revelación.

Mentalidad de revelación significa que leas la Palabra, que la estudies, la expreses y la obedezcas. Cuando tienes esta mentalidad, comienzas a formar parte del reino de Dios, a depender de su gobierno.

En 2º Reyes 8.1-6 encontramos la historia de Elíseo. La viuda de este relato (algunos dicen que era viuda, otros que no) tenía hijos, tenía dinero, era una mujer importante que además apreciaba mucho al profeta. El profeta Eliseo le había dado la palabra de que tendrían un hijo. Tiempo después este hijo murió, y Eliseo lo resucitó.

Después el profeta le dijo a la mujer ‘Debes irte, porque vienen tiempos difíciles, siete años de hambre’ esta mujer tuvo que dejar su tierra, dejarlo todo e irse a la tierra de los filisteos. Tuvo que ir a un lugar extraño, con gente que no quería saber nada de las cosas de Dios.

Perdió todo, pero no perdió su mentalidad de revelación.

Porque este profeta le dio una palabra, ella la escuchó, la creyó, la confesó y la obedeció. Aunque perdió todo, mantuvo su dependencia de Dios y de sus mandatos luego, dice el relato de la Biblia, recuperó todo con creces.

Cuando obedeces la palabra de Dios, la crees, la estudias, la confiesas, tal vez pierdas cosas, pero no perderás la mente de revelación. Y con esa mentalidad, volverás al lugar donde te fueron quitadas las cosas y las recuperarás con creces. Lo importante no es que pierdas o ganes. Lo importante es que tengas mente de revelación.

Todos hemos perdido cosas. Pero si tienes menta­lidad de revelación recuperarás lo que has perdido.

La revelación de Dios es para todos los creyentes, y traerá prosperidad a tu vida. Dice Proverbios que es mejor adquirir sabiduría que oro preciado. Según Dios, es mejor adquirir revelación que oro precioso. La revelación ofende a la mentalidad religiosa, por­que la revelación te impulsa a hacer cosas que nunca hiciste.

A veces Dios quitará cosas de tu vida. Habrá momentos en los que Dios intervendrá para quitarte cosas. Pero nunca llores cuando Dios quite algo de tu vida, porque cuando Dios hace eso es porque te dará algo mejor, algo más grande, y algo más poderoso.

Cuando Dios te quite algo, no lo consideres como una pérdida, porque mañana se transformará en prosperidad para tu familia y en fruto de justicia para tu vida.

Esta mujer se movió con esta palabra. Se movió con unción. Esta mujer tuvo unción de Dios para liderar su casa. Todos tus movimientos deben ser hechos con unción. Además, los que tienen mentalidad de revelación trabajan en equipo. Allí se reunieron la mujer, Giezi, y Eliseo. Cuando tengas mentalidad de revelación, Dios organizará ‘casualidades’ divinas. Mientras Giezi y Eliseo hablaban de esta mujer, ella se presentó. Y Dios respondió con abundancia a sus necesidades.

Debes congregarte, formar parte de tu iglesia, tra­bajar en equipo. Tú eres como la mujer que necesita el milagro. Cuando el diablo escucha los milagros de la iglesia, retrocede. Entonces devuelve todo.

Esta mujer cobró con intereses. Esta mujer trabajó en equipo. Esta mujer se asoció con Eliseo.

Entonces el rey pensó: ‘A esta mujer no me la puedo quedar para mí, porque tiene mentalidad de revelación, mejor devolverle todo.’ Y dio la orden de hacerlo. La mujer volvió a la casa… ¡con bendiciones multiplicadas!

Extracto del libro “Alcanzando el Éxito”

Por Bernardo Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre