Si querés que alguien resuelva tu problema, solucioná el de otros, y así se abrirá el cielo a tu favor. Elegí si sos parte del problema o de la solución.

Lo que sembramos, cosechamos. Esa persona que está enferma o con dificultad, te ha sido asignada para que le resuelvas su problema, y otra persona con más unción para que te solucione un problema más grande.

Mentalidad de solución y no de problema. Hay gente que dice: «Tengo este pro­blema», pero otros dicen: «Estoy ungido para resolver los problemas, tengo al Espíritu Santo para resolver los problemas».

Compulsión por Cerrar las Tareas.

No dejaré nada sin terminar. Caleb es un buen ejemplo, pasaron diez, veinte años y seguía diciendo: «Es mío, porque Dios lo dijo».

Hay cosas que podés lograr en 11 días y tardás 40 años, por tu incapacidad. No digas que no se puede cuando alguien ya lo está haciendo. Debés tener sabiduría de cierre, ganas de terminar cosas y no de empezar solamente. Hay gente que va cambiando porque se aburre, y no son las cosas las que los aburren sino ellos mismos. Pero si le ponés cosas nuevas, lo que estás haciendo no te va a aburrir. La sabiduría de cierre te da estima.

Cierto día un zorro se jactó con un gato de cuan astuto y sagaz era. «Tengo toda clase de trucos», dijo el zorro. «Por ejemplo, cuando escucho que se acercan perros de caza, conozco cien maneras diferentes de escapar». El gato quedó impresionado y dijo con humildad: «Tu sagacidad es asombrosa. Yo en cambio solo tengo una manera de escapar que consiste en subir­me a un árbol. Sé que no es tan emocionante como todos tus métodos, pero funciona para mí. Tal vez algún día puedas mostrarme todas tus rutas de escape».

El zorro sonrió con pedantería. «Buenos, amigo, tal vez tengo tiempo libre uno de estos días y voy a mostrarte uno o dos de mis trucos». Al rato, el zorro y el gato oyeron que se acercaban una jauría de perros de caza.

«¡Ya vienen para acá!», exclamó el gato. En un abrir y cerrar de ojos, el gato escaló un árbol cercano y se escondió entre las ramas. El zorro se quedó quieto tratando de decidir cuál de sus muchos trucos iba a emplear. Paralizado por la indecisión, el zorro esperó demasiado para mover­se y los perros le cayeron encima.

Enseñanza: Un buen plan que funciona es mejor que cien inciertos.

Mentalidad de Dar.

El Mar Muerto se llama así porque recibe las aguas y las entierra, entonces no tiene vegetación ni nada. Sos de igual manera cuando te dan y no das nada. Tenés que pasar al próximo nivel y ser de bendición, transfusor de fe.

Cuando Saulo cayó del caballo y quedó ciego, dijo: «¿quién eres Señor?» «Soy Yo a quien tu persigues». Y Saulo, caído le dijo: «Señor ¿qué quieres que yo haga?»

¿Estás dolido? Dejá de pedir por tu dolor, decile: «¿Señor, en qué quieres que te sir­va?» Porque si tenés claro el propósito, Dios no te va a dejar enfermo; si tenés claro que Dios tiene una meta contigo, Dios te tiene que prosperar, que sanar, que bende­cir; dejá de hablar de tu problema y pasá al próximo nivel.

Dicen que una vez había un ciego sentado en la vereda, con una gorra a sus pies y un pedazo de madera que tenía escrito con tiza blanca: «POR FAVOR, AYUDENME, SOY CIEGO». Un creativo de publicidad que pasó frente a él se detuvo y observó que en la gorra había sólo unas pocas monedas. Sin pedirle permiso dio vuelta el car­tel y escribió otro anuncio. Puso el pedazo de madera en su lugar y se fue. Por la tarde volvió a pasar frente al ciego y su gorra estaba llena de billetes y monedas. El ciego, que reconoció sus pasos le preguntó si había sido él quien había reescrito su cartel, y qué había escrito. El publicista le contestó: «Dice lo mismo que decía antes, pero con otras pa­labras». Sonrió y siguió su camino.

DEJÁ DE HABLAR DE TU PROBLEMA Y PASÁ AL PRÓXIMO NIVEL.

Extracto del libro “Mentalidad de Avivamiento”

Por Bernardo Stamateas

Artículo anteriorDevocional Diario – LIBERÁNDOME RÁPIDAMENTE DE LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS
Artículo siguienteDevocional Diario – MENTE DE CONQUISTADOR
Psicólogo, docente, consultor familiar, conferencista y autor (Verdades Que Sanan, Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes). Trabajé con la niñez y la formación de maestros de niños. Fui pastor de adolescentes y jóvenes por más de 10 años. En la actualidad me dedico a enseñar, escribir, dictar conferencias y dirigir www.devocionaldiario.org y www.desafiojoven.com, donde millones de personas son alentadas, edificadas y fortalecidas en su fe. Casado y padre de tres hijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre