Una visión llega a ser un plan cuando es captado, argumentada y escrita. Cualquier que trabajo conmigo le dirá a usted que yo soy meticuloso para planear. Yo tengo planes para lo que voy a hacer la semana siguiente, el mes siguiente, el siguiente año y cinco desde ahora. De hecho, la visión del Ministerio de Fe para las Bahamas ¡está escrita en el papel para los próximos sesenta o setenta años!

Cuando usted pone su plan en papel, encontrará que tiene mucho material para sus oraciones. Si su tiempo de oración es breve, tal vez sea porque no tiene nada específico por qué orar. Sin embargo, SI usted desa­rrolla un plan nunca tendrá el tiempo suficiente para orar.

El plan siempre lo capacitará a usted para cumplir su destino. En Deuteronomio 30:19, Dios le habló al pueblo: «Os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues la vida». En otras palabras, les estaba diciendo: «Paren la indecisión y esperen que eventualmente tendrán cualquier cosa en la vida. Decidan si van tomar la maldi­ción o la bendición».

En Apocalipsis 3:15-16, Jesús dijo: «Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca».

¿Va usted a hacer un plan o va a dilatar su sueño y vivir sin rumbo, terminando donde quiera la ola de tibieza que tiene? Usted no fue dise­ñado para vivir sin rumbo. Usted fue diseñado para un destino. ¡Haga un plan y cúmplalo!

Oración: Padre, mientras plasmo mi plan en papel, confirme Tu voluntad en él. Quiero saber con certeza que mis planes y deseos vienen de Ti. En el nombre de Jesús, amén.

Pensamiento: Usted no fue diseñado para vivir sin rumbo. Usted fue diseñado para un destino.

Extracto del libro “Devocional Diario de Poder y Oración”

Por Myles Munroe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre