Debemos aprender a entrenarnos para lo que Dios ya nos ha dicho que venía.

Preguntémosle a Dios: «¿Por qué necesito ir de esta manera? No me gusta esta ruta». Él nos contestará que la ruta va hacer dos cosas por nosotros:

1. Desarrolla nuestro carácter.

2. Produce responsabilidad en nosotros.

No nacimos con estas cosas; tenemos que aprenderlas. Además, si Dios nos fuera a mostrar la ruta completa hacia donde vamos, podríamos decir: «Me quedaré donde estoy ahora».

Fíjate en la vida de José como ejemplo. Cuando tenía diecisiete años, tuvo un sueño de parte de Dios en el cual su padre, madre y hermanos se arrodillaban ante él (Véase Génesis 37:9-10). José pensó para sí mismo: «¡Sí! Me gusta este sueño». Dios le había dado una visión, sin embargo, no le dijo como iba a hacer para llegar allí. Suponiendo que Dios le haya dicho: «José, vas a convertirte en un gran gobernante, y aquí está lo que Yo he planeado para que llegues hasta allí: tus hermanos te van quitar de tus espaldas el derecho a tus ropas favoritas; te van a lanzar a un pozo y te van a vender como esclavo. Luego la esposa de tu patrón va a mentir acerca de ti, acusándote de violación, y tu patrón te va a meter en la cárcel, donde quedarás olvidado por mucho tiempo. Pero últimamente saldrás de allí».

Si Dios le hubiera dicho eso, José probablemente hubiera replicado: «Me quedo como pastor. Estoy feliz donde estoy ahora».

Dios protege nuestras visiones por medio de dirigirnos de acuerdo a Su ruta y Su tiempo.

Oración: Padre, Tú estás comprometido conmigo y a completar la obra que Tú empezaste en mí. Gracias por desarrollar el carácter y la responsabilidad en mi vida. En el nombre de Jesús, amén.

Pensamiento: Usted debe aprender a entrenarse para lo que Dios ya dicho que venía.

Lectura: Isaías 50-52; 1 Tesalonicenses 5.

Extracto del libro “Devocional Diario de Poder y Oración”

Por Myles Munroe

2 Comentarios

  1. Me ha gustado mucho su devocional. Hoy leí sobre «Dios escoge la ruta», magnífico ejemplo el de José. Si Dios nos dijera los problemas que afrontaremos en nuestro diario peregrinar hacia Él es probable que muchos desistiríamos del propósito. Felicitaciones!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre