PRIMERO EL PROPÓSITO, DESPUÉS LA VISIÓN

Para entender y desarrollar su visión, debe recordar que la visión siem­pre emana del propósito. ¿Por qué? Dios es el Autor de la visión y es Su naturaleza la que va a determinar en todo lo que Él hace. Cada vez que Dios se aparecía en la historia de la escena humana, fue porque Él quería que se cumpliera alguna cosa específica que era activamente ejercida por medio de las vidas de las personas.

Dios es un Dios de acción que se basa en el propósito. Además, Sus propósitos son eternos. Salmos 33:11, dice: «El consejo de Jehová permanece para siempre; los pensamientos de su corazón por todas las generaciones» y en Isaías 14:24, dice: «Jehová de los ejércitos juró diciendo: ‘Ciertamente se hará de la manera que lo he pensado, y será confirmado como lo he determinado'». Nada puede lograrse a la manera de los propósitos de Dios; ellos siempre suceden.

Dios lo creó todo para cumplir un propósito en la vida. Usted puede sorprender a sus padres, ¡pero no puede sorprender a Dios! Él le ha dado a usted una visión especial que debe cumplir. Las Escrituras dicen: «Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo…» (Efesios 14). Dios planeó por adelantado todo para lo que usted iba ser al nacer y lo cumpliera. Yo soy continuamente positivo de la vida porque sé que Dios me creó para un propósito y que Él hará que ese propósito se cumpla. ¿Cree eso de usted? ¿Sabe usted que su vida tiene un propósito?

Oración: Padre, Tú mismo me escogiste desde antes de la fundación del mundo y me creaste con un propósito. Revélame Tu plan. Deseo vivir ante Ti una vida positiva y significante. En el nombre de Jesús, amén.

Pensamiento: ¿Sabe usted que su vida tiene un propósito en Dios?

Extracto del libro “Devocional Diario de Poder y Oración”

Por Myles Munroe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre