Todo acerca de usted está determinado por medio del propósito de Dios para su vida.

Dios lo hizo a usted, lo diseñó y le dio el derecho a hacerlo. Su herencia y mezcla étnica, color de su piel, su idioma, su estatura, y todos sus rasgos físicos son hechos para el cumplimiento de la visión. Usted fue hecho para lo que se supone que debe hacer. Usted es perfecto para el propósito.

Los sueños son dados para trazar lo que ya está dentro de nosotros y para activar el poder de Dios habilitándonos para lograr nuestras visio­nes. Por ejemplo: Yo no sería capaz de hacer lo que actualmente estoy haciendo, basado en mis antecedentes y lo que la sociedad donde crecí esperaba. De igual manera, usted no puede guiarse por sus antecedentes para hacer lo que va a hacer. La gente puede no creer que usted lo puede hacer, ¿pero qué importa lo que ellos piensen? Sólo manténgase haciendo lo que Dios le dice que haga.

Dios nunca nos da sueños para frustrarnos. Él nos da sueños para liberarnos de la mediocridad y revelar nuestros verdaderos yo al mundo. Mientras más estudio la Palabra de Dios, más entiendo que Dios nombre, unge y distingue a las personas para que cumplan Su voluntad. A él no le gusta que ellos se pierdan en las mediocridades. Por tanto, Él dijo: «Abrahán, ven. Moisés, ven. David, ven. Gedeón, ven. Nehemías, ven. Ustedes están perdidos entre el promedio».

Oración: Padre, mi habilidad no está limitada a deficiencias que pienso tengo. Confiaré que a medida que Tú me nombras para trabajar hacia mi visión, Tú me ungirás por hacerlo bien. ¡Que pueda yo traerte gloria! En el nombre de Jesús, amén.

Pensamiento: Dios nombre, unge y distingue a las personas para que cumplan Su voluntad.

Extracto del libro “Devocional Diario de Poder y Oración”

Por Myles Munroe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre